miércoles, 26 de diciembre de 2007

Un "rápido" vistazo al 2007 musical

A petición de Magapola. Culpadla a ella :)

Tras el bache de finales de los 90 y principios de los noughties (los dosmiles, vaya), parece que vuelven a ser buenos tiempos para la música. Mientras la SGAE se revuelve e intenta sacar dinero hasta de las minipímer (ya lo dice Nacho Vegas, "no te fíes de un animal herido"), el resto del mundo parece haberse dado cuenta de que el modelo de negocio ha cambiado, y Radiohead protagonizaron el momento musical del año merced a un movimiento tan oportuno como oportunista, eliminando de un plumazo a los intermediarios y aceptando y sacando tajada del nuevo statu quo. Que sí, que vale que ellos se lo podían permitir, pero alguien tenía que hacerlo primero y nadie mejor que un grupo de esas dimensiones para armar ruido. ¿Y el disco, qué tal? No es de lo que estamos hablando, ¿verdad?

Y así, a río revuelto, 2007 se confirma como el año del triunfo de los heterodoxos, con el colectivo animal como grandes ganadores, colocando dos discos en prácticamente todas las listas de lo mejor del año: “Strawberry Jam”, de Animal Collective, más accesible pero igual de interesante, y el estupendo “Person Pitch” de Panda Bear, un delicioso collage digno de un Brian Wilson de la era espacial. En la misma liga juegan Battles, que tras un concierto increíble en el Primavera Sound que dejó ojipláticos a propios y extraños, nos regalaron el estupendo “Mirrored”. No diga “raro”, diga futuro.

2007 también ha sido el año de las confirmaciones: muchos de los presuntos futuros clásicos entregaron sus discos de reválida con resultados desiguales. Aprobado para Arcade Fire, cuya sentencia se retrasa hasta el tercer disco tras el continuista “Neon Bible”; ya comprobamos en el Summercase que las canciones de “Funeral” funcionan mucho mejor. Y notable para M.I.A. (le baja la nota la página web más horrible de la red), brillante en su imparable camino a convertirse en el auténtico orgullo del tercer mundo aprovechando la baja de Manu Chao, y para LCD Soundsystem, una auténtica máquina de ritmo que parece controlar todas las clavijas de la modernidad. ¿Hubo alguien que no bailara en la carpa del Summercase? Imposible. Y, sin tener muy claro en qué año meterla, mención de honor para Feist. Esa voz no es de este mundo, y “The reminder” es un disco tan irregular como adictivo: es absolutamente imposible resistirse a canciones como “1, 2, 3, 4”. Tirando de tópicos, diremos que en un mundo justo todo el mundo la llevaría como politono, sonitono o lo que sea.

Muchos grupos más veteranos también han disfrutado este año de sus 80 megas de fama: con Jeff Tweedy y sus Wilco convertidos en gran-banda-que-hay-que-ver a pesar del maduro (para lo bueno y para lo malo) “Sky blue sky”, hay que celebrar que en 2007 haya aparecido por fin en el radar el inmenso talento de Will Sheff y sus Okkervil River. Todavía no sé si “The Stage names” es mejor que “Black Sheep Boy”, pero sí que se trata de uno de los ejercicios literarios más brillantes de los últimos años: premio al letrista del año, delicioso EP de regalo y confirmación para el Primavera Sound ’08. Ya voy a por mi entrada. Sin olvidar el triunfo, incluso a nivel de ventas, de grupos que merecen todas las alabanzas del mundo a pesar de no haber entregado sus mejores trabajos: Modest Mouse colocaron su “We were dead before the ship even sank” en el número 1 del Billboard mientras Spoon con “Ga ga ga ga ga” y The Shins con “Wincing the night away” también rondaron la parte alta de la tabla. ¿Espejismo o tendencia? Justicia poética, al menos.

¿Y en España? Ayy, Spain is different. Con un mercado que sólo parece reaccionar ante la nostalgia – ya se llame Serrat y Sabina o Héroes del Silencio -, Pereza se confirman como grandes estrellas haciendo honor a su nombre mientras toda la prensa bienpensante se derrite riéndole las gracias a Miguel Bosé (por lo menos, ha provocado el primer chiste realmente gracioso de los Mojinos Escozíos). Así, a menos que te cruces en alguna emisora con alguna canción de Gastelo o Tulsa, los grandes momentos hay que buscarlos en sitios muy alejados de las radios comerciales. Sobresaliente para Los Planetas y un “La leyenda del espacio” con aroma a clásico instantáneo, y para un Fernando Alfaro que no entregaría un mal disco ni aunque quisiera (que, por cierto, se adelantó a Radiohead en esto de regalar discos, aunque todavía hay clases). Notable alto para Nacho Vegas y Christina Rosenvinge y premio al grupo revelación para Triángulo de Amor Bizarro, uno de los pocos grupos que honran el legado de Surfin’ Bichos.

Y, para acabar, tres apuestas de por aquí para el 2008: Olivia de Happyland, deliciosa como la vimos en el Costello, Mittens – una auténtica delicia – y, ejem, Solletico. Lo siento, pero tenía que decirlo. ¡Feliz 2008 musical!

Y, tachán, el video del año viene de mano de Kanye West y, sorpresa, Bonnie "Prince" Billy:

8 comentarios:

Magapola dijo...

Estupendo repaso y sí, rápido y sin comillas, que si te pones… De todos me quedo, ya lo sabes, con Feist, de la que dices sin exagerar “que esa voz no es de este mundo”. En el campo internacional me ha faltado unos de los grupos que he descubierto este año: The Gossip. Y en el ámbito nacional no he estado muy puesta, pero una maravillosa canción ha sido “La revolución sexual”, de La Casa Azul.

Adoro cuando dices “no diga “raro”, diga futuro” y los “80megas de fama”, y “¿Espejismo o tendencia? Justicia poética, al menos”. Deberíamos pagarte por este post.

NáN dijo...

por no hablar (que de lo otro no tengo ni puñetera idea) de un vídeo que permite, aunque de lejos, hacerse una idea de lo que puede ser Solletico.

Por ejemplo, n., tu guitarra no se oye demasiado, ¡pero fumas con mucha elegancia en el escenario!

No, en serio: es la primera vez que me puedo imaginar lo que es el grupo.

Walter Kung Fu dijo...

Gran compilación y análisis del 2007, sin duda, al menos a mi me sirve de referencia y consulta pues cada vez estoy más desactualizado, lo que me impide aportar recomendación alguna del 2007.

Varios apuntes sobre lo escrito:

- también me impresionó mucho lo de "80 megas de fama".
- la industria discográfica (que no musical) se va a pique.
- LCD Soundsystem son bárbaros en directo, no como Arcade Fire, a los que cada vez tengo más manía. Esperemos el tercer álbum para su lapidación.
- Hace unos días me regalaron el CD de La Casa Azul (ah!, error) que cambiaré por Triángulo de Amor Bizarro, más afín a mis preferencias.
- Bonito recuerdo el de Solletico. Esa guitarra.

d. dijo...

Yo también de acuerdo con el veredicto: en apenas un post nos has dado un resumen tan nutritivo como zamparse las revisiones que puedan haber hecho en medios tipo Popmatters, Pitchfork o en las tiendas tipo Rough Trade u Other Music. Y con la virtud de la brevedad. Eso es estar al día y escribir sencillo. Gracias también por el vídeo del año.
Mi balance es menos favorable que el tuyo. Lo que a tí te parece un año de bienes, a mí me resulta una cosecha pobre. De acuerdo con Walter estoy en que el regreso de Arcade Fire que parecía glorioso resultó ser un poquín plomizo. Por otro lado, LCD Soundsystem y Radiohead, en disco, también flojos. De tal modo que lo "grande" (léase llena-estadios) se ha quedado pequeño. Por lo que hay que quedarse con lo que tu llamas los "heterodoxos": discos lo-fi como el de Panda Bear, clásicos underground como Thurston Moore, o hits como el "Archangel" de Burial (ambos de lo poco que me falta en tu revisión).
Así que gracias otra vez.

mo dijo...

Gran post N., gran post. Dios, qué de música tengo que escuchar para estar medianamente a tu altura!!!!! Sólo tengo que replicar, ¿Cómo que Arcade están pasados? Walter, cómo que no molan en concierto!!!!! Pero si hasta el Mika se cagó frente a ellos en el Summer!!!! También es verdad que yo soy algo burra, pero a mi me gustan, jeje.

NáN dijo...

n., ¿me dejas añadir when the deal goes down, de Dylan.

Ya sé, ya sé que se publicó en agosto de 2006, pero no empezó a funcionar hasta el 2007 y es la mejor canción de amor-amor que he oído nunca. Por cierto, una de las pocas veces en que me apasiona Scarlet Johanson (en el vídeo).

Escríbeme al mail que está en el perfil de mi blog, porque el 15 de enero me gustaría ir contigo (y con todo el que se apunte) a ver en Moby Dik el primer concierto de Ping Pong City.

Me gustaría contar con la opinión de un guitarrista.

d. dijo...

Los vistazos musicales siempre debiéramos darlos a la altura de marzo/abril. Así nos quitaríamos de urgencias, incluiríamos discos que no cupieron por su edición tardía, y tendríamos más tiempo para valorar auténticas joyas y desarmar "hypes". Por ejemplo ahora escucho una verdadera joya que se te escapó, n. "Challengers", pedazo de disco de los New Pornographers.

n. dijo...

Je, je, d., me hace mucha gracia que lo comentes, porque precisamente "Challengers" es uno de los discos que más estoy escuchando este principio de año, y "Myriad Harbour" una de esas canciones que me sorprendo tarareando en cualquier momento. De todas formas, lo que este vistazo pretendía era resumir de alguna forma los discos que más impacto "crítico" o bloggero tuvieron en 2007, y no los que yo más he oído (aunque se me escapó Burial, como bien apuntabas). Por ejemplo, no está el "Dear companion" de Meg Baird, que es uno de los discos de 2007 que más he oído y que recomiendo con todas las ganas del mundo. El de Panda Bear, por contra, me resulta más difícil oirlo entero.

Y, por cierto, muchas gracias d., porque gracias a minovelaautobiografica me picó la curiosidad por Alela Diane y el recopilatorio de Ethiopiques, y ahora me tienen obsesionado.