jueves, 30 de octubre de 2008

Tecnología vs. libertad

Tras un desastre informático donde se pierde información irrecuperable, se me plantea miles de cuestión y al final he llegado a una respuesta: la tecnología nos da posibilidades, pero con ella no tenemos elección. Más o menos, y a grandes rasgos, que no tengo otra opción que usar un ordenador para trabajar, un móvil para socializar y una televisión digital para entretenerme, lo cual me abre más posibilidades de trabajo, más de socializar, o más de divertirme, pero por otro lado, esa es mi única opción... ¿Me equivoco?

12 comentarios:

Señor-ina dijo...

mmm yo discrepo un poco... en lo de la tele para entretenernos por ejemplo... yo no veo la tele, puedo asegurar que llevo más de 7 días sin encenderla. Lo del ordenador para trabajar; eso no hay excusa. Lo tienes que usar por narices. Y lo del móvil a mi me parece que los móviles sn muy utiles y todo lo que quieras per que al final desociabilizan... por que? pues muy fácil... antes... cuando no había movil te asegurabas de quedar y procurabasllegar a la hora. Ahora el movil es la via de acceso a las disculpas de perdon llego tarde. También antes si quedabas quedabas y no habia podisibilidad de localizar a la otra persona si te rajabas... ahora la gente seraja y manda mensajito o llamadita excusándose... se queda menos!!! todo por culpa del movil!!! jajaja

De todas formas hoy en día puedes casi eliminar móvil y televisión y quedarte cn el ordenador que lo tiene todo... es el rey de la exclavitud tecnológica...

Magapola dijo...

¿Serías capaz ir a trabajar dejándote aposta el móvil en casa? Esa es la cuestión: ¡no eres libre para decidir eso!

Señor-ina dijo...

El domingo pasado estuve desde las 2 de la tarde hasta las 12 de la noche sin movil. Me lo deje en casa. Y no me afectó en ningun momento.

Pero creo que no tendría problema en dejarme el movil en casa y trabajar el resto del día tranquilamente... es un poco la importancia que le demos a las cosas...

Yo conozco gente que es incapaz de soltar el telefono... en mi caso ultimamente ni siquiera cubro el minimo de consumo con el movil... es tratar de buscar un equilibrio y no hacerte exclava de estas cosas... aunque del ordenador me considero una gran sumisa!! me ha ganado la partida

Rfa. dijo...

Este post me parece un complemento ideal al asunto que Walter Kung Fu planteaba ayer, Magapola. Muy bien traído.
Pero creo que no estoy nada de acuerdo contigo. Yo siempre he pensado que la libertad depende del conocimiento que se tenga de las cosas. Tu punto de vista es reduccionista porque contemplas el ordenador como una herramienta monolítica y unidimensional, algo así como una máquina de escribir con lucecitas. Pero, si lo miras con una pizca de curiosidad, el ordenador se parece más a una matriuska que a una máquina de escribir, porque son máquinas dentro de máquinas, y luego más máquinas dentro de las otras, y más, y más, y más. Y cuanto más sepas sobre su funcionamiento, más libertad tendrás para usarlo.
Hace dos semanas, en un post del muy recomendable Carne Digital, Comepiedras hablaba sobre la aversión postmoderna al viaje. Este punto de vista complica todavía más el asunto, si lo piensas, porque supone justo lo contrario de lo que tú dices. Un ordenador conectado a la red no sólo no te quita la libertad, sino que la multiplica por infinito. Y ya no hace falta nada más.

La Nena dijo...

Decir que no podemos vivir sin algunas de los objetos que planteaís me parece un insulto a la Humanidad porque se ha vivido sin ellos, en concreto el móvil es innecesario en el 99% de las veces. Te genera exclavitud no libertad aunque se tiende a pensar lo contrario porque así se encargan de reflejarlo en sus slogans

Miguel dijo...

Realmente quedo perplejo ante tal resignación tecnofóbica. La pérdida de información no es culpa del aparato, sino del usuario que no comprende que las máquinas se rompen, y que la información valiosa hay que guardarla en más de un lugar.
Como bien dices, la tecnología proporciona posibilidades, posibilidades que nos permiten hacer cosas con las que jamás habíamos soñado. No sé si puedes trabajar o no sin ordenador -yo no puedo- pero, desde luego, puedes vivir sin un ordenador, puedes dejar de usar el teléfono móvil y no ver televisión, especialmente tú que disfrutas con la lectura. Aunque, eso sí, el libro que tienes en las manos también es fruto de la técnica, como la ropa que te abriga o la cama en la que duermes o lo que te permite llegar a tiempo al trabajo.
El problema es que sin esos aparatos tendrás difícil hacer todas esas cosas maravillosas que puedes hacer con la máquina. Aunque quizás también puedas hacer otras cosas geniales. La cuestión es que no tiene sentido pensar que lo que se puede hacer con máquinas y lo que se puede hacer sin ellas es excluyente. Las dependencias, las adicciones, nos las creamos nosotros. Realmente -y siguiendo la reflexión de Rfa.-, ni tan siquiera hay máquina. La máquina somos nosotros

Magapola dijo...

No hace falta que me digáis que las máquinas las hacen los hombre, y bla bla bla, ¡por supuesto! Esa premisa está admitida por todos y nadie la pone en cuestión. La pérdida de información no he dicho que fuera culpa de la máquina, sólo he dicho que “se pierde”, por lo que volvemos a la primera premisa indiscutible: el hombre como origen.

Mi idea no es decir que mala es la tecnología porque dependamos de la, como no podría decir qué mala es la luz artificial porque dependamos de ella igualmente. Mi idea era una reflexión más allá: la tecnología te abre posibilidades entre las que puedo elegir, pero lo que no puedo elegir es si o no a la tecnología. Puedo elegir más o menos, pero es innegable que se van consolidando los avances hasta el punto de que tampoco puedes optar entre grados de tecnología. Como con la luz. SÍ elijo entre las posibilidades que la tecnología te ofrece, NO elijo la tecnología. Esa es mi única reflexión, sin tan siquiera preguntarme la bondad o maldad de esta situación. Eso es más adelante...

Miguel dijo...

Por supuesto que no puedes renunciar a la tecnología sin dejar de renunciar a ser humano. Siempre me ha parecido una chorrada la imagen del que dice "no" a la tecnología y se convierte en un ermitaño. Cómo si no fuese tecnología un arco y unas flechas, la forma de curtir las pieles o de construir un refugio. La tecnología es una extensión de nuestra inteligencia.

Magapola dijo...

Hombre, tal vez yo sea inexacta, pero no considero un arco y una flecha como tecnología, o al menos no estoy hablando en ese sentido, creo, como tampoco estoy hablando de cuencos, utensilios en general. Pero puede que me equivoque.

Respecto a lo de ser ermitaño, chorrada no me parece ni mucho menos, como tampoco me lo parece cualquier forma de vida que no me influya, como si quiere vivir en los árboles como los pájaros o encerrado en su casa con un ordenador.

Por cierto, yo no veo la tele, no porque no la enchufe, sino porque no tengo, pero es innegable que todo lo que pasa en ella no puede serme indiferente y al final está en las conversaciones con mis amigos.

Yo no puedo dejar el móvil en casa queriendo (no vale por olvido), y me duele, gggggr. Pero no dudéis de que lo intentaré con todas mis fuerzas.

No puedo trabajr sin ordenador y el 80 % de la población tampoco.

Rfa. dijo...

Dios santo, esta conversación se está complicando tanto que ya es imposible seguirle la pista. Creo que ha llegado el momento de hacer la lista definitiva. A un lado, por favor, los que no ven la tele porque prefieren hablar con sus colegas y leer libros. Y al otro, los que nos estamos quedando ciegos y tenemos el culo cuadrado de tantas horas como pasamos delante del ordenador. ¡Se abre la veda!

Miguel dijo...

¿Qué diferenciaría a un arco y una flecha de un ordenador en lo esencial? Es un instrumento inventado por el hombre y que sirve para hacer su vida más fácil y plena.
Que estés hablando en otro sentido es otra cosa. Hablas de tecnologías, por lo que he podido entender, de la información, pero dices:
"Mi idea era una reflexión más allá: la tecnología te abre posibilidades entre las que puedo elegir, pero lo que no puedo elegir es si o no a la tecnología. Puedo elegir más o menos, pero es innegable que se van consolidando los avances hasta el punto de que tampoco puedes optar entre grados de tecnología."
Realmente me maravilla que sólo las cosas que te afectan personalmente sean para tí una chorrada. Sí a mí me ocurriese lo mismo, sólo me caerían mal los políticos y la gente que conduce mal (modo exageración on).
Respecto a lo del ermitaño, yo no he dicho que me parezca una chorrada. He dicho que me parece una chorrada que alguien lo haga pretendiendo "escaparse" de la tecnología, porque tal cosa es imposible. Quejarse de las tecnologías de la información y no de la tecnología en general es simplemente echar la culpa a quién no la tiene de las miserias de hoy en día, y olvidar todas las ventajas que tenemos frente a los que vivían hace, pongamos, cincuenta años.
No pensé que no tuvieses tele, no me dí cuenta que tu primera persona del post era una primera persona generalista. ¿Entonces no ves Perdidos o Los Soprano? ¿Vas al cine? ¿Es una decisión estructural o casual?

¿Por qué tienes que intentar dejar el móvil en casa? ¿Por qué es malo llevarlo? Si te llama un amigo estás ahí, si te llaman del trabajo te permite subsanar un error que de otra forma provocaría problemas graves. Creo que en el fondo hay aquí un intento de oponer estas tecnologías frente a la idea del "buen salvaje"; sin embargo, esas nuevas tecnologías no enajenan al hombre, lo puede enajenar un mal uso de las mismas.

@Rfa. Yo paso horas pegado al ordenador, horas pegado a la televisión, horas pegado a un libro y horas con amigos u oyendo música. En ese sentido estoy en todas las listas.

emilia dijo...

Para mí Internet es lo mejor que le ha pasado a la humanidad en toda su historia, al menos después de la invención del fuego.