jueves, 7 de agosto de 2008

Lecturas reservadas

Esta época del año también se caracteriza (supuestamente) por una mayor dedicación a la lectura gracias a las vacaciones y a la mayor disposición de tiempo libre, aunque a veces me queda la duda de si está motivado por el aburrimiento y la desidia producidos por el no-trabajo y el no saber qué hacer en los largos momentos de ocio (tengo grabado a fuego esas personas arrojadas en las tumbonas con el libro entre sus manos como único entretenimiento).

Aunque no me confieso un lector fervoroso de verano, sí encadeno lecturas ligeras con algún que otro tocho que exige una mayor regularidad y concentración. A punto de terminar Intimidad de Hanif Kureishi y el segundo álbum de la serie 36-39 Malos Tiempos de Carlos Giménez, comenzaré la lectura de Moby Dick, asignatura pendiente como entusiasta de la novela norteamericana, pues me quedé a la mitad en mi anterior intento, y que espero concluir con éxito en mis dos próximas semanas de vacaciones.

¿Y vosotros? ¿Qué lectura tenéis reservada para este verano?

10 comentarios:

Eli Moysa dijo...

Hola, he descubierto tu blog y me ha gustado esto de la lectura.
Soy incondicional de los libros y como estudiante de filosofia tengo que leer mucho incluso aveces leo varios simultaneamente, En este momento estoy leyendo "Los discursos" Maquiavelo, "El infinito en la palma de la mano" Gioconde Belli y Kahani cuentos de mujeres pakistaníes.
Los dos primeros libros que has comentado no los he leído pero lo haré y Moby Dick si que lo leí hace un par de años, hubo un momento que se me hizo más lento, más pesado, pero lo terminé.
Muxuxxxxx

carmen moreno dijo...

Yo tengo ahora entremanos los cuentos de Leopoldo María Panero, pero ya han pasado por mí desde J.L. Sampedro hasta García Montero, sin olvidar a Natsuo Kirino. Y aún no he tenido vacaciones. Yo utilizo las vacaciones para no parar en casa.

dintel dijo...

La lista es muy, pero que muy larga. Y estoy leyendo mucho, por lo que pienso reducirla poquito a poco. Ahora estoy leyendo Cuatro Amigos, de David Trueba. Y tengo pendientes los de Almudena Grandes, por decirte algo. También estoy con Oliver Twist y con todos los de ensayo que leo a parte de las novelas.

LAPOR dijo...

Pues yo "El ruido y la furia" en cuanto a tostón/plato se refiere; y algo más ligero, cual piscolavis, ummmmmmmm... "El gancho insufrible"???? pero se aceptan novelas cortas y buenas para amenizar un vuelo largo que me espera. Besos

*por ciero, el libro lo llevan pegado al bañador o a los muslos, por eso no se les cae. En relidad están dormidos, Es la modorra de la playa, nadie puede contra ella.

NáN dijo...

Con treinta años de retraso sobre el horario previsto, que me han venido muy bien para desasnar lo imprescindible, he descubierto a Don Juan Benet: me he caído del caballo en Damasco y he quedado cegado por la luz. (hasta creo que estoy mejorando de todas las dolencias infamantes por las que las gentes se apartan de mí a mi paso).

Magapola dijo...

Yo tengo uno denso y el mismo que LAPOR: El ruido y la furia, de Faulkner. En verano un libro extenso te da la sensación de que el tiempo pasa lento, sin prisa. Y me gusta pensar que cuando me pongo a leerlo en cualquier momento puede venir Morfeo y llevarme en brazos y soñar con idiotas y melancólicos, con ese retardo y pausa y lentitud en las cosas que caracteriza a los veranos cuando no se está de vacaciones. El tiempo pasa despacio. Después, estoy abierta a que cualquier cómic caiga en mis manos…

Señor-INA dijo...

Yo me he puesto con La Conjura de los Necios... y por ahora no defrauda... yo prefiero los tochos para el invierno... el verano me amodorra y prefiero literatura más ligerita... despues de Toolke me pondré con Nocilla Experience... ya os contaré

Eli Moysa dijo...

La conjura de los necios uffff me encantó.

Walter Kung Fu dijo...

Eli, bienvenida a la Sindrogamia, pero te aclaro que es un blog colectivo.

También soy un lector con prejuicios. Dudo mucho que alguna vez inicie la lectura de alguna novela de Almudena Grandes.

Cuatro amigos es una novela divertida. Recuerdo que se decía algo así como que "la amistad estaba sobrevalorada, al igual que las pollas grandes".

De Benet leí Volverás a región, una obra densa, densa, al igual que El ruido y la furia, cuya lectura dejé incompleta y pospuesta a algún momento de mayor concentración, siendo Faulkner otra de mis asignaturas pendiente. Dos grandes, sin duda.

La conjura de los necios es una de las novelas más divertidas que he leído, convirtiendo a Ignatius J. Reilly en un clásico y su publicación póstuma en un extraño caso de amor materno.

Por Nocilla Experience siento curiosidad.

Suerte con vuestras lecturas.

Rfa. dijo...

Creo que ya he contado alguna vez que soy un verdadero devoto de las novelas de verano. Me encanta ir a los quioscos de playa y echar un ojo a todo lo que se va publicando en rústica. Me llama la atención ver cómo hay títulos y autores incombustibles, como Noah Gordon o Stephen King, y otros que dan definitivamente el salto al mundo del best seller. También siento una pizca de curiosidad por todos esos autores cuyo nombre no has escuchado en tu vida y, sin embargo, copan la estantería. Si tengo tiempo, siempre investigo alguno de estos autores; en general, el verano lo disfruto más con lecturas intrascendentes y libros desechables.