lunes, 19 de mayo de 2008

El Museo del Traje o el planazo

El sábado por la noche, los sindrogámicos Walter Kung Fu, Rfa., n y yo nos fuimos bien maqueados a la fiesta que organizaba el Museo del Traje con motivo de la noche de los museos. ¿Esperar largas colas? ¡No! ¿Ver cuadros, cuadros y más cuadros? ¡No! Porque este museo lleva ya un par de años combinando estupendamente cultura, arte, diseño, música y fiesta en general.

En esta ocasión se trataba de la fiesta de los 60s. Primero paseo por las salas con una guía viendo los diseños de la época, y yo recordando fotos de mi madre de joven. Luego en el jardín gintonics y DJ pinchando música de los Who. Espero que n. nos deje un comentario indicando la música que escuchamos y bailamos imitando a los de las pelis españolas de la época.

Rfa. lo ha resumido muy bien: musicón tremendo, buen rollo en general, modelitos sesenteros estupendos, pero también demasiadas copas y resacón del domingo. Planazo

¿Os lo perdistéis? Pues si queréis que continúe esta iniciativa tan estupenda, os aconsejo que paséis por la página web de los amigos del Museo del Traje , allí os podréis informar y ayudar a la gente que quiere que este estupendo espacio del arte y del diseño nos siga deleitando con momentos como el del pasado sábado. Lo merecen.

Fotos de Paola di Meglio

12 comentarios:

Rfa. dijo...

Yo me puse una corbata estupendísima, pero como hacía frío no me pude desabrochar la americana y nadie se dio cuenta de que iba así de guapo.
Respecto a la música, una observación: ¡los niños bailaban a los Who! ¿Significa esto que dentro de cuarenta años la música indie actual será apta para todos los públicos? ¿Aumenta con el paso del tiempo el nivel de tolerancia musical del gran público?

Walter Kung Fu dijo...

Lo mejor de todo el lugar. Impresionante Museo del Traje.

Lo peor de todo que acabará a la una, aunque no se les puede echar en cara, pero después de unos cuantos gintonics no te esperas que corten la música en ningún momento. Claro está que tampoco estábamos en un garito.

Rfa. yo tampoco pude lucir modelito dado que tuve que coger un jersey para mitigar el frío. Claro que luego cuando vi a Magapola con su vestido de verano desapareció cualquier sensación térmica.

n. dijo...

Ja, ja, lo peor de todo es que los 3 hombres parecíamos involuntariamente disfrazados, cosas de tener los mismos gustos, aunque así brilló especialmente el vestido amarillo de Magapola. La fiesta fue genial, muy divertida y, tirando de tópico, el museo era un marco incomparable. Exceptuando el incidente del sandwich y el camarero resabiao, todo fue perfecto y, aunque no había demasiada gente (estarían haciendo cola en el Prado), todos los presentes estaban totalmente entregados a la causa. Fue como haber viajado en el Delorean.

Magapola, no puedo decir nada concreto sobre la música. Sonaron todos los clásicos que debían sonar (Beach Boys, Lovin' Spoonful, Beatles, Stones, Who, Small Faces, etc.), servidos estupendamente por Eneida Fever DJ, una colaboradora más o menos habitual del museo. Aquí tienes su MySpace, espero que te dé algunas pistas...

kagliostra dijo...

Yo sólo puedo decir GRACIAS POR VENIRRR!!!

En cuanto a la música, me parece Rafa sencillamente que los Who tienen ritmazo acto para todos los oídos! Además, Eneida sabía perfectamente que pinchaba para un público general, por lo que puso sobre todo música bailable y nada rebuscated!

d. dijo...

En efecto lo pasamos divinamente en el Museo del Traje se mire por donde se mire. Yo por mi parte me dí cuenta de que la ropa es digna de tener un museo, cosa que hasta el sábado no supe. La visita guiada al caer la noche por el personal del museo, disfrazado para la causa, fue muy especial. Y luego vino la estupenda sesión de DJ quizás un poco estruendosa.
En cuanto a las ganas que tienen de llevarse a otro emplazamiento el museo, pues nada, un síntoma más de lo que es España y, peor, Madrid: un sitio en el que nos encanta llevarnos por delante lo que se ve que ha costado muchísimo dinero, trabajo y cariño.
Y Sindrogámicos, chicos y chicas, estabais todos guapísimos con o sin frío.

PS: Y perdona Rfa, pero The Who fueron un grupo de éxito desde el primer momento. Yo lo que interpreto con los bailes infantiles al escuchar "My generation" es que aun hay esperanza. Por mucho que se quiera deformar los oídos de los niños con María Isabeles y Bisbales, si se les deja ellos se sueltan la melena con rock del bueno.

Pat dijo...

Me dais tal envidia que no se si podre continuar. Iba a poner en mi blog si alguien habia aprovechado la noche de los museos comme il faut y ya veo que vosotros si.
Me pillo con un gran bajon de tension y nada en mi armario y demasiado tarde para improvisar un plan. Se nota que os lo pasasteis muy guay, que suerte, besoso¡¡¡

Magapola dijo...

Pat, estás tan desaparecida e inmersa en tu trabajo que ni siquiera me di cuenta en comentarte el plan por si te apetecía, te lo hubieras pasado genial con kagliostra, d. y nosotros los sindrogámicos. Normalmente los planes así los solemos hacer extensivos con anterioridad, esta vez se nos pasó.

LAPOR dijo...

MAGAPOLA!!! vaya evento tan ye-yé..? cómo me lo pude perder!! Bueno, este puente ha sido un auténtico rompecabezas a lo cubo de rubik, planes a tutti plen. Espero saber pronto esos temas que bailoteástéis, lo suyo sería recopilarlos en una cassette, jeje.
Desde aquí mi enhorabuena a la mujer del fondo de la foto por su modelito: conjunto, pamela... 5*
En breve caerá café. besos

Señor-INA dijo...

magapola... para estos saraos tienes que avisar, que la criticasincriterio pseudomadrileña y maría a rayas nos apuntamos seguro, segurisísimooo!!

Convocatoria a bloggers y luego crítica de la fiesta!!! solidaridad con las menos informadas!!!

Besicos!!!

Walter Kung Fu dijo...

Pues sí, a ver si hacemos algo pronto.

lolamento dijo...

Deben ser de las pocas cosas que echo de menos de la Capi, las fiestas como estas de las que tanto se disfrutan.

Pat dijo...

Pues si Megapola, estoy desaparecida en combate y aparezco en plan guerrilla por sorpresa y por la espalda. Seguro que me lo hubiera pasado genial, un besazo