domingo, 18 de mayo de 2008

Gotas musicales (VI)

Russian Red + Gregor Samsa (Schokoladen, Berlín - 11 de mayo de 2008).

Battles (Maria am Ufer, Berlín - 12 de mayo de 2008).

Aquí llego, con la triple gota prometida. Tres conciertos que me metí para el cuerpo (uno de ellos doble), que llevaba mucho tiempo sin ir a ninguno y eso no puede ser. Al final "todo salió bien", con esto me refería, en la anterior gota, a que conseguí finalmente entrada para el de Russian Red + Gregor Samsa, no se podían comprar anticipadamente pero no tuve problemas para entrar.

Russian Red.
Recuerdo cuando uno de mis consejeros musicales (mis enésimas gracias para ti n.) me comentó: "tienes que escuchar esto". Así lo hice en su MySpace y la primera impresión fue de esas veces que escuchas una música y notas algo especial flotando en el ambiente. Además tengo debilidad por los violonchelos, casi tanto como por los sauces llorones, y las primeras canciones que escuché tenían arreglos con el susodicho instrumento. Así que le dije "esto suena que da gusto". Más tarde mi sorpresa fue mayúscula cuando descubrí que Lourdes Russian Red venía de Madrid, lo cual me descolocó bastante porque por el tipo de música no me esperaba esa procedencia ni mucho menos.

A todo esto mi consejero me dijo: "toca en Berlín en breve, vete a verla que aquí en Madrid es casi imposible". Y así hice. Teloneaba a Gregor Samsa, a quienes no conocía y no sabéis la alegría que fue el hacerlo, primero desde su MySpace y luego en el concierto, pero eso viene después.

Ahora toca hablar del concierto de Russian Red. La sala, pequeñísima pero acogedora (lo de la decoración de los garitos en esta ciudad es increíble), era perfecta para algo tan íntimo: una guitarra, una voz, y una señorita ahí de pie en el escenario, menuda y tímida y tocando la campana*.

*Es mi manera de decir que alguien ha sobrepasado esa línea que convierte algo de grande a altamente especial. En realidad me imagino a un señor en una habitación tocando una campana colgada del techo, de tamaño cabeza digamos, y que sólo puede hacerse sonar cuando lo que estás presenciando/escuchando ha destrozado las puertas de lo grande y alcanzado cotas altas, muy altas.

Fue curioso ver casi enmudecer a la sala por arte y magia de aquella voz. Durante el (corto) concierto tuvo que agradecer al público su respeto y ganas de escuchar (...no quiero ponerme pesado con esto pero muchos ya sabéis el enfado que me entra cuando, y eso pasa habitualmente en Madrid, no hay respeto por el músico porque no hay un mínimo de silencio).


Russian Red
Nice Thick Feathers, de su álbum I love your glasses, 2008
(Schokoladen, Berlín - 11 de mayo de 2008).


Gregor Samsa.
Hablando de tocar la campana, si no había tenido suficiente con lo que acababa de presenciar (no, no había tenido suficiente, Russian Red había sido intenso pero corto, demasiado corto) salió a escena Gregor Samsa, el plato fuerte de la noche. Aquí el señor de la campana trabajó a destajo, hizo horas extras, que fueron retribuidas convenientemente. Porque pedazo viaje señores, así da gusto.

Un conglomerado de capas hermosas y bien manejadas, sinfonías hechas a fuego lento, vaivenes pacientes y labrados por orfebres de casco antiguo y tienda pequeña. Dos voces, una femenina, otra masculina, dos teclados, batería, guitarras, bajo, clarinete, violín, marimba, leve electrónica al fondo y uno de esos conciertos en donde cerrar los ojos hacía que uno se sintiera gustosamente pequeño y arropado.

Supongo que sería muy fácil compararlos a Mogwai o Sigur Ros, pero yo creo que aquí hay algo más, algo muy íntimo y con la suficiente fuerza como para separarse de esas dos grandes bandas. Rest (2008), después de Untitled (2002),
27:36 (2003) y 55:12 (2006), suena mucho más ambiental, con una atmósfera más suave y pausada.

Si ves este par de hermosos conciertos en una sala pequeña, pagando siete euros por la entrada, y las cervezas de trigo de medio litro a tres, es para pensar que todavía sigue existiendo algo más que el dinero.


Gregor Samsa
Jeroen Van Aken, de su álbum Rest, 2008
(Schokoladen, Berlín - 11 de mayo de 208).


Ya que el vídeo es corto y pobre de calidad ahí va un tema más: Young and Old, de su EP 55:12.




Battles
.
Cita al día siguiente en el Maria, al lado del río Spree. Después del concierto doble que me metí el día anterior no andaba yo con muchas ganas de ver algo tan diferente como Battles. Primero estos y al día siguiente los otros hubiera sido lo perfecto. Y eso lo pagué caro, porque me costó meterme en la descarga adrenalínica que nos cayó encima. Un tema tras otro de estos bestias, ¿que se toman después del concierto?, ¿tres litros de bebida isotónica por cabeza?, porque yo no he visto sudar a unos tipos tanto ahí arriba en tan corto espacio de tiempo (hacía un calor de demonios eso sí). El batería parecía que tocaba como si fuera su último concierto, o su último día en la Tierra, en mi vida he visto astillarse tanto unas baquetas, me hubiera gustado sacar una foto del serrín que tenía que haber entre el bombo y el charles al final del concierto, pero salí tan apabullado de lo que acababa de ver que no me quedaban fuerzas. Quizás un poquito más de contacto de la banda con el público me hubiera hecho no salir con una sensación algo fría. En cualquier caso muy recomendables en directo.


Battles
Tij, de su álbum Mirrored, 2007
(Maria am Ufer, Berlín - 12 de mayo de 2008).

7 comentarios:

yusef dijo...

Sobre Russian Red precisamente he estado comentando hoy por ahí que he tenido un flechazo musical con ella, aunque con reparos: la voz es increíble, pero muy escuchados los temas pueden acaban por volverse demasiado parecidos e incluso empalagosos.
Apuesto medio post a que alguien conocido de esta bitácora pronto pasará por aquí y coincidirá conmigo...

Rfa. dijo...

Si debajo de los adoquines de París está la playa, Mikto Kuai, a juzgar por lo que cuentas parece evidente que debajo de los adoquines de Berlín está la música. Muy buenas observaciones, las tuyas: no me ha costado nada imaginar la intimidad musical de Russian Red y la fuerza musculada de Battles. Pero... ¿esos vídeos son tuyos? ¿Realmente te pusiste en la primera fila a grabar? Je, je. Seguro que los educadísimos berlineses te echarían alguna que otra mirada reprobatoria.

n. dijo...

Vaya planazo, campeón! ;) Me da mucha envidia que pudieras ver a Russian Red, tan de cerca y (lo que me da más envidia) en silencio, algo casi imposible en Madrid. Yo lo intenté en la sala Sol de Madrid y fue una locura, con unas colas que llegaban casi hasta Gran Vía. Realmente es casi inevitable enamorarse de Lourdes cuando la escuchas por primera vez. Aunque el disco pierde un poco de fuelle tras unas cuantas escuchas, la chica tiene una sensibilidad especial, una voz privilegiada y un futuro de lo más prometedor. Habrá que seguirla.
Con respecto a Battles, el año pasado me los perdí en el Primavera por ver (por décima vez) a Los Planetas y la gente (lista) que los vió volvió flipadísima. Esta tarde escucharé a Gregor Samsa y ya te diré. Abrazos...

Walter Kung Fu dijo...

Lo de Battles tuvo que ser un hostión. ¡Menudo directo! Habrá que intentar verles por Madrid (si es que vienen). Gracias por el vídeo. Mola. No he podido ver el de Russian Red. Pero se nota que estás apasionado con tanto concierto. Haces muy bien. A ver si yo me pongo las pilas. De momento, me apetece El columpio asesino el 29 de este mes.

LAPOR dijo...

hola, precisamente éramos Yusef y yo los que hablábamos del tema!
Yo me avanturaba a pensar que parte del efetco/fenómeno se debe a su belleza y dulzura, los chicos caéis prendaditos por ella y es normal. Yo la ví hace poco en concierto -toco antes de Kevin Johansen- y me empalagó. Supongo que después de lo de Patsy Cline ésa es la voz que me pega para este tipo de música folk. Espero el momento en que Lourdes decida desafinar y arriesgar, variar su afinada voz de alguna forma a lo Beth Gibbons y entonces ver qué talento tiene esa chica, seguro que habrá qué explorar. besos

mikto kuai dijo...

¡Hola Yusef y Lapor! Yo escuché a Russian Red por primera vez a ciegas, no sabía si era guapa o no, atractiva o no, dulce o no, si era de aquí o allá, y pese a ello es de esas veces que dices: "guau, aquí hay tema", luego ya podemos verla y caer prendados o no por su atractivo natural, que lo tiene. De momento a mi no me empalaga, la he escuchado aunque sin abusar de su música. Y tampoco me parecen muy parecidos los temas, creo que hay bastante diversidad, eso sí, siguiendo una linea. Si con un primer disco nos ha dado algo muy notable sin duda es para estar pendiente de sus próximos trabajos.

Debajo de los adoquines de Berlín hay mucha música como bien dices Rfa., ya sea en formato electrónica-club como en concierto esta ciudad es de lo mejor que conozco en cuanto a asistencia de bandas/dj's, casi a la altura de Londres, que ya es decir. Sobre lo de los vídeos... traté de grabarlos molestando lo menos posible :P ... lo pasé mal con la cámara, bien sabes que me molesta ver un concierto lleno de cámaras/móviles en acción, pero quería llevaros algo de los conciertos... joder, vale, no tengo excusa :D

Ya me contarás de Gregor Samsa n., a mi 55:12 y Rest me parecen dos discazos.

Walter Kung Fu, qué pena que me vaya a perder el de El columpio asesino el 29 de mayo, además en la sala Caracol, qué recuerdos, ¿a vuelto pues a la vida la sala?, yo ya me pierdo, tan pronto la cierran como la abren de nuevo. El primer tema (cenizas) del último disco (La Gallina) es tremendo.

mikto kuai dijo...

¡ouch! Lo he visto de refilón...

No volveré a escribir "ha vuelto" sin hache
No volveré a escribir "ha vuelto" sin hache
(...)