miércoles, 14 de mayo de 2008

24 (primera temporada). Nina, it's me.

"Nina, it's me". Con esta sencilla frase se podría resumir toda la primera temporada de 24. Por un lado, aquí está contenida la apabullante personalidad de Jack Bauer como personaje. Este señor no llama y dice "hola, soy Jack", no. Este señor llama y dice: "soy yo". Y punto. No necesitamos saber más, porque ya sabemos todo lo que necesitamos. "Nina, it's me". Podrán contaros que 24 es una serie sobre policías, sobre terroristas, sobre torturas o sobre superhéroes; pero en el fondo, 24 es una serie sobre gente que habla por teléfono. O, para ser más concretos, gente que habla por teléfono con Jack Bauer. Mi amigo n., sabio analista televisivo, me contó que el sonido de los teléfonos de la CTU se le había grabado a fuego en el cerebro. Ti-tu-ti-tuh... "Nina, it's me". Nina y Jack, Jack y Nina, la relación más importante y más determinante de todas las que hay en este día larguísimo. Todo lo que necesitáis recordar sobre la primera temporada de 24 está en estas tres palabras. Pero, por si acaso necesitáis más, he tomado nota de todas las impresiones que los capítulos me han producido. Sólo tenéis que pinchar en "leer más".

00.00
Trama complicada: un hombre de familia sale a trabajar en mitad de la noche para salvar al primer candidato negro a la presidencia. Un avión explota y su hija se va de juerga.

01:00
Un alemán que se ha trasplantado la cara de un fotógrafo dispara a un huevo pensando que es la cabeza del futuro presidente. Jack Bauer le corta el dedo a los muertos. Bueno, no a todos. A su jefe no.

02:00
El hombre que va a ser presidente del gobierno es capaz de detener un bate de beisbol dirigido hacia su cara. Y Jack Bauer es capaz de tirarse a su compañera y luego sospechar de ella. Ya está bien por hoy.

03:00
"¿Qué es tan especial sobre Jack Bauer?", pregunta el malo. Ni idea, pero acabo de convertirle en mi supersantoman. Son las cuatro de la mañana en Los Angeles y todo el mundo en la ciudad está involucrado en una trama misteriosa. ¿Qué pasará cuando amanezca, por Dios?

04:00
Jack Bauer entra en una comisaría, le mete un papel en la boca al hombre más odiado del edificio y luego se va de paseo con él. Los satélites nos espían y la amiga de su hija va a morir.

05:00
Amanece en Los Angeles. Jack Bauer tiene a los malos en la oreja. Su mujer tiene a los malos en el asiento del conductor. Y el futuro presidente negro de Estados Unidos tiene a la familia más embustera del planeta.

06:00
Jack Bauer es el hombre más listo del mundo, porque sabe cuándo hace falta que sus compañeros salgan de paseo con chaleco anti-balas. Amo esta serie, especialmente cuando escucho al malo decir: "te estamos mirando..."

07:00
Jack Bauer se ha sacado a Pepito Grillo de la oreja. En esta serie no muere nadie, pero todos estan siempre a punto de hacerlo. Me gusta mucho cómo se divide la pantalla para contar diferentes acciones.

08:00
Jack Bauer se ha dormido en una caseta de obra. Y lo mismo me ha pasado a mí en mi sofa. Habría que contar las veces que este hombre se cambia de camisa. Y descontar las veces que se escapa de sitios imposibles.

09:00
Maravilloso episodio. La secuencia de los teléfonos cruzados, cuando Jack Bauer habla con su mujer secuestrada y todo el mundo lo escucha, es magistral. Nuevas tramas. Nueva jefa. ¿Qué le duele a la mujer de Jack?

10:00
Voy a contar dos cosas que me gustan de esta serie y dos cosas que no me gustan. No me gusta lo tonta que es la hija de Jack Bauer y que sus compañeros de oficina se pasen el rato consultando carpetas. Pero me encanta que Jack Bauer hable sobre el Gulag y que el candidato a presidente tenga una integridad que quita el hipo.

11:00
Por momentos he creído que estaba viendo El Equipo A, y eso me ha irritado. Pero cada vez que Jack Bauer pestañea porque tiene sueño o pierde la voz porque está dando órdenes en mitad de un tiroteo... ¿quién se acuerda de Hannibal Smith?

12:00
Asombroso. Pasan 12 horas exactas y toda la historia se acaba. ¿Cómo pueden los guionistas atreverse a cortar el chorro de emociones? ¿Qué va a pasar a partir de ahora? Me acuesto.

13:00
Jack Bauer ha comido por primera vez desde que empezó su epopeya. Pero seguro que se le indigesta cuando vea al senador Palmer aparecer. En esta serie, todos los personajes por debajo de 15 años son idiotas.

14:00
Descubro que Jack Bauer es un tipo MUY bajito al mismo tiempo qeu la mujer de Jack Bauer descubre que su marido se la pegó con la compañera de curro. Me aburren los malos que se comportan con ademanes de gangsters chungos.

15:00
Muy fuerte: la novia del asesino descubre que se está tirando a un psicópata. Y la hija de Jack Bauer se cae por un terraplén. Los adolescentes de esta serie son todos imbéciles. Sobre todo el hijo del senador.

16:00
Capítulo muy bien resuelto. Me preocupaba que la serie empezase a volverse vulgar, con todas esas escenas de tensión tan estereotipadas. Pero la secuencia de la chica y el asesino en la habitación del hotel ha sido fabulosa.

17:00
Si Jack Bauer montase un circo, seguro que le crecían los enanos. Empiezo a aburrirme de que todo le salga mal y de que los esquemas se repitan. Tengo sueño. Me voy a dormir.

18:00
Odio profundamente a todos los personajes de menos de 25 años de esta serie. Sólo compensa su imbecilidad la falta de memoria de la mujer de Jack Bauer. Pero aun así, las tramas sentimentaloides me conmueven lo mismo que un cactus. ¡Viva Tony Almeida!

19:00
¡Dennis Hopper ha venido a salvar la serie! Por momentos pensaba que la trama del presidente, con su mujer maquiavélica, era digna de un culebrón cutrísimo. Pero se nota que los guionistas han recibido la inspiración misteriosa de Perdidos: han colocado una escotilla en el guión y... ¡voilá!

20:00
¿Morirá Jack Bauer? ¿Se liará el futuro presidente con su becaria? ¿Qué pasará con la hija del policía más chungo de toda la historia de Los Angeles? Todas estas preguntas hacen que no pueda soportarlo más. Le doy al play otra vez.

21:00
Las tramas se complican hasta la exasperación, como debe de ser. ¡Sólo faltan dos horas para que termine el día más largo de la vida de Jack Bauer! ¡Y hay millones de cabos por atar! No sé si me muero de sueño o de emoción. Lo dejo para mañana.

22:00
En esta serie, lo que se valora es la integridad. Jack es guay porque sigue sus principios. El senador es guay porque sigue sus principios. Pero... ¿y los terroristas? ¿Seguirán siendo ellos guays si siguen sus principios hasta el final?

23:00
Bravo. Bravo. Desenlace inesperado a pesar de lo tópicas que han sido algunas secuencias. Sospecho que el dolor hará de Jack Bauer un bicho malo, malo. Pero no sé si me apetece ver más temporadas.


11 comentarios:

Elco dijo...

Y olvidas que todos los protagonistas duros de estas series han tenido la misma idea desgraciada: de meter a sus hijas en el mismo colegio... la hija de Shark está cortada por el mismo patrón.
¿Cómo estos tipos tan inteligentes pueden cometer la misma tontería?

yusef dijo...

En una película mala un personaje hacía una reflexión excelente: la frase más repetida en la historia del cine es "Let's get out of here". Un comodín que igual vale para cine bélico (esta trinchera no mola), de acción (por fin te he salvado, nena), comedia romántica (¿qué hago yo aquí con él y su nuevo ligue?), drama en general (vaya bar chungo, ¿no?)...
Rivaliza con "Nina, it's me". ¿Cuántas veces por capítulo dirá Bauer "Let's get out of here", Rfa.?

Rfa. dijo...

Elco: Jack Bauer mola tanto que estaría dispuesto a matricular a mis hijos en el mismo colegio donde están los suyos, sólo para que se le pegasen los piojos. Tener un hijo cuyo piojo ha crecido en la cabeza del hijo de Jack Bauer es suficiente para sentir su inmenso poder. Se me ponen los pelos de punta.
Yusef: Jack Bauer nunca diría "let's get out of here" porque siempre trabaja solo y no tendría nadie a quien decírselo. Además, Jack Bauer nunca huye. Ni siquiera hace propuestas: lo suyo son órdenes.

Miguel dijo...

Rfa., veo que te estás empapando de los Jack Bauer Facts; si no es así y lo estás haciendo por casualidad, es que ya llevas a Bauer dentro de los genes.
Por otra parte, me lo he pasado pipa leyendo esto, y más teniendo en cuenta que hace sólo una semana que terminé de ver la primera temporada por segunda vez, pq la estoy revisitando con Comepiedras.
En cualquier caso dos recomendaciones:
1. No desfallezcas, a partir de la tercera temporada todo es muchísimo mejor. En esta revisión, la primera me ha gustado mucho menos que la primera vez, y la segunda temporada mucho más que en mi primera visita.
2. A partir de entonces la cosa me parece que ya no se puede tomar tan en broma; evidentemente continúan los tópicos, pero Bauer se convierte en una bestia que nos dice mucho más que sus antepasados tipo Stallone de Cobra o el Chuck Norris de INVASIÓN USA. Y la serie es un prodigio narrativo, eso desde la primera temporada.

n. dijo...

Cuánta razón tienes, Miguel. Después de la (aburrida) sexta temporada, decidí recuperar la primera y, aunque ya están muchas de las cosas que me fascinan de 24 (el ritmo apabullante, las split screens, los cliffhangers perfectos), me pareció una especie de precuela de todo lo que vendría después, con un Jack Bauer sin ese aura de personaje trágico que le ha hecho grande. Rfa., ten paciencia, que la tercera temporada, por ejemplo, es una bestialidad. Con respecto a ser amigo de Bauer, me parece tan poco recomendable como ser amigo de Jessica Fletcher, casi una garantía de volar por los aires en algún momento, así que mejor verlo desde la distancia.

Yusef, en 24 las palabras que más se dicen en las 6 temporadas emitidas son "within the hour", y es que todo va a pasar "within the hour". Una de las cosas más fascinantes de 24 es lo bien que juegan con el tiempo y lo presente que está siempre la sensación de cuenta atrás (no la de Dani Martín, claro).

Además, y esto ya es una tontería mía, tengo el convencimiento de que Obama no existiría si no hubiera existido antes David Palmer.

Anadja dijo...

Cuando empecé a ver esta serie hará como tres años, una de las cosas que más llamó mi atención fue lo del "primer candidadto a la presidencia negro". No lo verán mis ojos, pensé. ¡Y mira ahora!
¿Utilizarán los Obamas sus influencias para sucesivas reposiciones?
Por otra parte, como bien dice Miguel, la serie es un prodigio de guión, incluso a mí me la pusieron como ejemplo de la materia en una clase de la universidad.
Y engancha pero bien. En mi opinión, incluso más que Lost.

Me enganchó a mí con la cantidad de prejuicios de los que gozo contra los héroes antiterroristas yankees y demás americanismos, y a pesar de tener una educación audiovisual en la que no entran títulos como Cobra u otras que habéis dicho-las únicas pelis de acción que he visto enteras son las de Indiana Jones-.
Ahora, de ahí a tragarme seis temporadas más revisitaciones de la primera...
¡Pues sí que sois fans, sí, jeje!

Walter Kung Fu dijo...

¿Quién me deja la primera temporada?

Alis dijo...

Personalmente, y aunque he disfrutado de 24 (del tiempo real, de sus cliffhangers y sus personajes estereotipados), me siento muchísimo más atraída por Lost. No puedo resistirme a ese punto mágico; y no me refiero a que aparezcan osos polares o haya un monstruo de humo negro, sino a todo lo que rodea la existencia de esa misteriosa isla.
A su lado, 24 no es más que una peli de acción entre tantas otras.

Soletem dijo...

Pues yo no la he visto... aunque la verdad es que tiene buena pinta... mmm...

rinconete dijo...

Algo que siempre me sorprendió en 24 es que los celulares de sus agentes, empezando por el de nuestro héroe Jack, parecen carecer de caller-ID.

Cuando contestan el telefono (actividad que les insume aproximadamente el 60% de su tiempo) nunca miran antes de contestar y por consiguiente nunca saben quien está del otro lado de la línea.

No me queda claro si la falta de ese dispositivo de detección de llamadas, al alcance de cualquier hijo de vecino, resulta de alguna norma interna de CTU o si por el contrario es el resultado de una conspiración planetaria.

Elco dijo...

Rfa. yo haría algo también con Bauer, pero da la impresión de que la escala evolutiva dio el do de pecho con él y para la siguiente generación sólo le quedó dejar espacio para piojos en esa linda cabecita!