martes, 11 de diciembre de 2007

Dos películas casi iguales: In this world y 14 kilómetros.

Discutir sobre remakes podría ser un fantástico entretenimiento, pero casi siempre se echa a perder porque el personal tira del viejo tópico según el cual "la que vino primero siempre es mejor". Y claro, a partir de ahí, a ver quién es el guapo que se digna a seguir comparando. No seré yo quien defienda los remakes, pero estoy convencido de que comparar películas iguales es un sano ejercicio de cinefilia. Yo lo veo como el juego de encontrar las siete diferencias: a fuerza de mirar, acabas viendo mucho más. Un ejemplo claro lo podéis encontrar ahora mismo en la cartelera. Este año, la película que se ha llevado la Espiga de Oro en la Seminci ha sido 14 Kilómetros, de Gerardo Olivares, una desgarradora historia sobre inmigrantes que atraviesan África para colarse en Europa. Hasta aquí, todo bien. Pero hay un pequeño problema: en 2002, Michael Winterbottom rodó In this World, que es igual pero con un niño afgano. Las dos películas, además, llegan a la mismita conclusión: el viaje de los inmigrantes es una epopeya llena de peligros, incertidumbres, desengaños y renuncias. ¿Entonces? ¿Merece la pena verlas, o hay que quedarse sólo con la primera? Hay que ver las dos. Y una vez vistas, yo recomendaría que se comparasen a fondo, porque a partir del contraste de la una con la otra es más fácil apreciar los recursos cinematográficos de cada una. Winterbottom, por ejemplo, hizo una película mucho más cruda, basada en la imagen documental y la peripecia personal, mientras que Gerardo Olivares ha filmado una obra preciosista que termina funcionando más como homenaje a África que como artefacto de denuncia. Ya sabéis: “busque, compare, y si encuentra algo mejor… compárelo también”.

5 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Me ha gustado leer lo que escribes de estos films para poder apreciar mejor a este director que no para de filmar. Saludos!

Magapola dijo...

Hombre, yo creo que una película no agota un tema, ¿no? Además, nada tieen que ver Afganistán con África (palabra demasiado extensa para definir más o menos algo, ¿no te parece?). Tú mismo apuntas los dos enfoques distintos, técnicamente hablando... PAra mí no hay duda.

n. dijo...

Me ha encantado el montaje de los dos carteles. Desgraciadamente, no he visto ninguna de las dos, y mira que Winterbottom me parece un director realmente interesante y Camino a Guantánamo me gustó mucho en su momento, aunque no he atrevido a volver a verla.

Respecto a los remakes, en general me parecen estúpidos, pero me gustan por igual La cosa de Carpenter y El enigma de otro mundo, con un mismo fondo pero cada una muy de su tiempo.

Rfa. dijo...

Hay grandes remakes por ahí. La invasión de los ladrones de cuerpos tiene dos versiones estupendas, por ejemplo. Y Hitchcock rodó un par de veces algunas de sus películas.

June Fernández dijo...

Tomo nota porque tenía pensado ver 14 kilómetros. Acabo de volver de Deseo, peligro. Espero expectante vuestras críticas. A mí me ha gustado mucho, sobre todo estéticamente porque para entrar a valorar el contenido suelo preferir "rumiar" la peli unas horas. En principio, destacaría la capacidad de reflejar sentimientos contradictorios (el título lo advierte) y complejos. No se le puede tachar de simplista ni de maniqueo.

Ang Lee me parece un ejemplo de elegancia: de cómo convertir una historia dura y escenas de violencia y sexo bestiales en unos planos que parece que te envuelven con suavidad... No sé, es una sensación extraña que también tuve con Brokeback Mountain. La banda sonora, una vez más, también ayuda a meterte en esa atmósfera... Y a mí no se me han hecho nada largos los 160 minutos. Vosotros diréis, que sois los expertos.