lunes, 6 de junio de 2011

Andrea

Si vieras esta imagen la calificarías como una modelo que posa en un desnudo insinuado. Sin embargo, ¿qué te indica que eso es así? Pincha en leer más y lo averiguarás.




La modelo es Andrej Pejic, un chico que rechazó hacer pesas y decidió explotar su lánguido cuerpo y sus facciones neutras. Y lo hace muy bien, ¿verdad?

Me parece curiosa la reacción de nuestra sociedad ante la androginia, la necesidad que tenemos de calificarnos como chico o chica, hombre o mujer, niño o niña y crear signos externos que así lo certifiquen.

¿Qué es lo primero que se hace con un bebé al poco de nacer? Pues si es niño nada, pero si es niña hacerle agujeros en las orejas, porque nos desconcierta no tener esas coordenadas ya que muchos de nuestros comportamientos, aparte del idioma, se rigen en función de la calificación de hombre-mujer. No sólo nos importa el sexo, sino el reflejo externo de él y lo hemos asociado a lo femenino y a lo masculino.

Andej Pejic puede ser un chico y tener aspecto femenino, y esa falta de concordancia nos rompe los esquemas y lo rechazamos. Nuestro razonamiento es: ¿por qué parecer una chica si se es un chico?



Pero creo que cada vez más deberíamos tener que empezar a cambiar esos hábitos si no queremos llevarnos sorpresas como que más de un hombre heterosexual se haya excitado con la foto de Andrej Pejic y se sienta mal porque piense que por eso le gustan los hombres.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buenas!
Discrepo en el planteamiento que haces... no creo que nos influya la sexualidad del interlocutor más de lo que nos puede influir su color de piel, su edad, su apariencia o su belleza.
Este modelo juega con la ambigüedad, algo muy antiguo, pero creo que a estas alturas no escandaliza a nadie (salvo a los de siempre -Iglesia y demás voceros-).
Y aunque no escandalice, creo normal que si sorprenda: Andrej es un hombre, pero posa y actua como una mujer. Sorprende lo mismo que si apareciera maquillado como un negro o un oriental.
En el fondo, más interesante que la androginia de este buen hombre me parece más significativo la exaltación que hacemos de la juventud y de la belleza. Abajo lo viejo y lo feo!

Rfa. dijo...

Supongo que sí, que todos necesitamos algún tipo de código visual para relacionarnos los unos con los otros. Precisamente por eso la androginia tiene el morbazo que tiene, Magapola: porque es algo raro. Si todo el mundo neutralizase (o invirtiese) físicamente su sexualidad, entonces nadie se rasgaría las vestiduras ni habría artículos sobre este buen mozo en EL PAÍS. A mí, como buen fan adolescente de Suede, The Cure o Depeche Mode que fui, los tíos que tienen pinta de tías siempre me han parecido molones. Y en el salón de mi casa tengo al ángel de Salzillo, cuya verdadera identidad sexual todavía no está clara a estas alturas.

Irritada dijo...

Ya Anónimo, pero saltarse las normas preestabecidas en el caso de la edad o del color de piel no escandaliza, pero sí por ejemplo escandalizaría a sus padres el adolescente que les dice que ha visto un vestido precioso y lo quiere para su cumpleaños. ¿Qué diferencia a una chica de un chico en este caso? ¿Sus órganos reproductores? Parece un poco absurdo tratándose de pura estética, una convención pura y dura como el diseño de la ropa.

Magapola dijo...

Estoy contigo, Rfa., también en los gustos musicales :)

Anónimo dijo...

¿Estas de coña IRRITADA, no?
¿Que saltarse las normas en temas de raza o edad no escandaliza?

NáN dijo...

Como viejo y feo, tengo que apoyar a Anónimo en su final.

La ambigüedad, como dice Rafa, es molona. Voy a a aventurar una teoría: como no somos 100% macho o 100% hembra (uso las palabras biológicas), los que hemos "elegido" un género podemos "disfrutar" de la belleza conjunta.

Alejado de los Medios, como estoy, no conocía a Andrej, pero sí puedo decir que me resulta igual de atractivo en las dos fotos.

Mari Kazetari dijo...

Supe de Andrej por mi teacher, que me pasó una noticia sobre él para practise my english. En esa noticia se decía que había escandalizado un posado tuyo en topless. Lo cuál era curioso, porque en realidad en nuestra sociedad que un hombre pose con el torso desnudo no se considera topless, ni un desnudo, vaya. Así que sí que sigue escandalizando, claro.

Y quien no necesite esa clasificación, que tire la primera piedra. Yo muy queer y tal, pero cuando he conocido a alguien andrógino, he estado escrutando su nuez y buscando demás indicios para clasificarle. En SOS Racismo hicimos una dinámica sobre prejuicios racistas. Dábamos el nombre de una persona y la gente tenía que construir su biografía. El nombre en cuestión no dejaba claro si era masculino o femenino. La gente sentía que sin ese dato no podían pensar nada sobre la vida de esa persona. O sea, no se podían imaginar nada sobre una vida sin saber el género. Flipamos todas con esa reacción.

Mari Kazetari dijo...

Por cierto, imagino que sabréis que "andrea" significa señora en euskera.

Anónimo dijo...

Andrea proviene del griego y significa hombre viril.