miércoles, 8 de octubre de 2008

Nuevo filtro anti mails-bomba.

Oye, tú, presta atención. Si en este preciso instante, mientras lees Sindrogámico, estás en tu silla del curro, lo que te voy a contar te interesa. Mira las pestañas que tienes abiertas en la pantalla de tu ordenador. Fíjate especialmente en la pestaña de internet. ¿Tienes abierto el correo? Seguro que sí. ¿Cuánto tiempo hace que lo miraste por última vez? ¿Tres minutos? ¿Diez? Probablemente seas de esas personas que ya sólo se comunica con sus amistades por mail. Y claro, de vez en cuando se crean malentendidos, ¿a que si? Ya sabes, el típico amiguete que se mosquea por un mail que enviaste sin pensar. O que no enviaste. Te ha pasado, ¿verdad? No te preocupes, en mi vida es el pan de cada día. Y por eso hoy me ha hecho mucha gracia enterarme de que Gmail prepara un filtro especial anti mails-bomba. Ponte en situación. Tu colega te escribe diciendo "qué pasa" y tú, que estás a la que salta, le contestas: "pasa lo que me sale de los cojones". Le das a enviar y... ¡sorpresa! Te aparece una ventana con cuatro sumas que tienes que resolver antes de que el mensaje surque la red. Para cuando las has resuelto ya no estás tan caliente, y entonces retocas el mensaje para que sea más suave. "No sé a qué te refieres exactamente" es mucho mejor que "pasa lo que me sale de los cojones", ¿a que si? Gracias a los cerebros de gmail, ahora todavía conservas a un amigo. Pero... ¿cómo era la vida antes de que este milagro existiese? Pincha en "leer más" y busca la opción que más encaje con tu caso.

Me gustan los emoticonos. Nunca superaste la moda ochentona de los smile y te encanta colocar redondeles sonrientes en tus correos. Así todo el mundo sabe cuándo estás de coña y cuándo estás en serio. Confiesa: alguna vez has buscado "emoticono" en google para enriquecer tu repertorio, ¿a que si? Por supuesto. Hace tiempo que los paréntesis se quedaron cortos para transmitir todo lo que tú llevas dentro.


Contesto a todo. Tu lema es "nunca dejaré un mail sin respuesta". Y sólo te lo saltas con el spam, porque hace dos semanas leiste en el EPS que estos mensajes los envía un robot. Por desgracia, no todos tus contactos están a tu altura. A veces tienes tantas cosas que contar, que el planeta no da abasto para contestarte. Y entonces se produce el milagro: te contestas a tus propios mensajes. Gracias a tu constancia Gmail ha ganado la suficiente pasta como para pagar a un equipo de frikis que se dedican a investigar cómo frenar los mails bomba.


Me callo siempre. Abres el correo, lees el mail y pasas al siguiente de la lista. No tienes el más mínimo interés en que el resto de tus colegas sepa si te has reido, te has aburrido o has dado un puñetazo en la mesa. La expresión "de uvas a peras" se inventó para describir la frecuencia de tus respuestas. En otra época el resto del mundo se habría olvidado de que existes, pero alguien inventó las listas de correo reutilizables, y por eso te siguen llegando mails.


Soy un volcán. El nuevo filtro de gmail se ha inventado para gente como tú. Por algún extraño motivo, tienes tendencia a pensar que todo lo que te escriben está cargado de segundas intenciones. O de terceras. O de cuartas. La clave para entrar a tu cuenta de correo es "paranoia", y de fondo de escritorio tienes a JFK. Si fueses a una discoteca y te rozasen la espalda, te darías la vuelta y le pegarías un empujon a la persona que osó tocarte. Pero hace tiempo que ya no te quedan amigos con los que ir de marcha, porque te has peleado con todos.

5 comentarios:

Walter Kung Fu dijo...

Prefiero no opinar, no vaya a ser que se malinterprete.

Este filtro está bien, así recordamos como se multiplicaba o dividía, y evitamos ese efecto de que la tecnología nos hace tontos.

LAPOR dijo...

me partooooooo! Y eso que no lo he visto in fraganti, en el curro. Si lo llego a leer en horario laboral me caigo de la silla, jaja!
Supongo que se puede aplicar a la llamada de móvil y al sudoku del peródico que haya a mano previo. Las multiplicaciones amansan a las fieras. besos

Clark Kent dijo...

No me gusta que los de Gmail piensen tanto... ¿qué será de nosotros si ya no nos dejan ni pillarnos un calentón del que luego arrepentirnos? Sabía que odiaba Gmail por un motivo. Debo matarles.

La Nena dijo...

Me apasiona la idea responder frases malsonantes para ver en qué se me traducen.Si "pasa lo que me sale de los cojones" se convierte "No sé a qué te refieres exactamente", ¿qué será "me cago en tu p.madre" o "vete a tomar por culo"? Ja,ja,

Rfa. dijo...

Yo me declaro parte integrante y militante de las categorías pares, la de Contesto a todo y, en menor medida, la de Soy un volcán. Por eso me doy por aludido y dejo un comentario en mi propio post. Dicen que los emoticonos son muy útiles, pero a mí siempre me producen un poco de pereza. Y lo de quedarme mudo... eso me deja sin palabras.