jueves, 3 de julio de 2008

Portadas y conceptos



Preparando el otro día una retrospectiva sobre la obra de Micah P. Hinson - que va directamente al cajón de las "caras B" por temor a un interés nulo -, no pude evitar maravillarme cuando coloqué todas sus portadas juntas. Como ocurre con muchos otros músicos que cuidan su carrera hasta el último detalle, las portadas de los discos de Micah P. son capaces de explicar muchísimo sobre su contenido, siendo a la vez únicas y reconocibles. Pese a la falta de cuidado de muchos músicos, un disco - como objeto - es mucho más que un conjunto de canciones, y esta desaparición del concepto de disco como acto artístico global va a ser una de las mayores pérdidas cuando (probablemente) desaparezca definitivamente el formato físico. Así pues, ahí va un pequeño homenaje a todos aquellos grupos que hicieron de su carrera un concepto, consiguiendo que mereciera la pena hacerse con todos sus discos por motivos tanto musicales como extra-musicales. Valor añadido, se llama eso.

(Aprovecho también la ocasión para recomendar "When we embraced" del último y estupendo disco de Micah P. Hinson, "Micah P. Hinson and the Red Empire Orchestra". Todo un ejemplo de economía emocional)


1. Una pregunta bastante común entre los proto-indies de principios de los 90 era: ¿qué disco de Orbital es mejor, el verde o el marrón? Años después (2004), y tras una carrera llena de altibajos, Orbital intentaron tirar de nostalgia y publicaron el que ellos mismos denominaron "disco azul". Pero, por aquel entonces, ya nadie preguntaba por ellos.



2. Con The Smiths, en muchas ocasiones el contexto era casi tan importante como el contenido. Por si no bastaba con lo explícito de sus letras, Morrissey y los suyos aprovechaban sus portadas (sobre todo las de los singles) para homenajear a todos sus héroes, creando además una estética propia que ha sido copiada hasta la saciedad por grupos como...



3. ...Belle and Sebastian, pero con una diferencia: en vez de descubrir sus influencias, las portadas de B&S presumen de amiguetes, ya sean anónimos guays de Glasgow o gente de bandas amigas. A pesar de currarse los títulos, mucha gente ha acabado distinguiendo sus discos por colores, una maravillosa técnica mnemotécnica.



4. Hiperactivo como era, Darren Hayman tendría que haberse hecho prácticamente una foto al día si hubiera querido aparecer en las portadas de todo lo que publicaba. Como no parece que al bueno de Darren le guste demasiado hacerse fotos, los chicos de Hefner optaron por uniformizar su obra utilizando una estética de cómic, lo que curiosamente recordaba a...



5. ...las portadas de Black Flag, un grupo que está en el otro extremo de la galaxia estética y musical. Pioneros del punk-hardcore más zamarro, Henry Rollins y los suyos buscaban una perversión estética y un contraste que seguro que aún hoy hace sonreir a gente como Miguel Brieva.



6. En España, los chicos de La Costa Brava han conseguido labrarse una carrera de lo más fructífera actuando como el que no quiere la cosa. Detallistas y algo hiperactivos también, LCB buscaron una estética retro que se ajustaba como un guante a sus exploraciones sonoras y sentido del humor. "Velocidad de crucero" rompió con la uniformidad estética, pero no la ética, homenajeando sutilmente a grupos como los Flying Burrito Brothers.



12 comentarios:

Walter Kung Fu dijo...

Fantástico n., sabía que al pulsar Leer más me encontraría con alguna sorpresa. Es muy triste que dejemos de conocer los discos por sus portadas, dentro de poco será por el orden de sus canciones, porque tu entrada demuestra que es realmente interesante. Son símbolos de nuestra cultura. Por ejemplo, el plátano de la Velvet o las de los Beatles, esos que tanto le gusta al amigo Miguel.

Bonito colorido el de tus portadas. Por ejemplo, para mi fueron siempre el rojo y el verde de Belle and Sebastian.

Oye, ¿y las de Bonnie Prince Billy?

Walter Kung Fu dijo...

Por cierto, ¿ésas piernas? ¿dónde las habré visto yo?

Rfa. dijo...

Magnífico post, querido n. Me has hecho disfrutar mucho leyéndolo.
De los grupos que citas me quedo con las portadas de los Smiths y de Hefner, que también son dos de mis bandas favoritas de todos los tiempos. Siempre he ido diciendo por ahí que me encantaría tener una camiseta de Hefner, pero un amigo mío que estaba perfectamente informado fue a un concierto, se compró una para él y no me trajo a mí ninguna, por lo que todavía espero.
Cuando era más joven me encantaban las portadas de los Cure, que eran otro de mis grupos fetiche. En realidad no tienen nada de especial, pero a un tío de 15 años como yo le parecían el colmo de la sofisticación, con tanto desenfoque y tanto dibujito. Si tengo que quedarme con alguna, creo que escojo las de finales de los ochenta, desde el Kiss me, Kiss me, Kiss me hasta el Wish, pasando por el Disintegration.
También me han gustado siempre las portadas de Björk porque parten de una idea simple y hortera (sacar la cara del cantante) pero siempre aportan algo fresco. Supongo que mi favorita es la del Selmasongs porque siempre me ha parecido cubista.
Otro que también me gusta es el último Johnny Cash, el que producía Rick Rubin y fotografiaba Antjon Corbjin (no sé si está bien escrito, pero me da pereza comprobarlo).
Por último, confieso que a mí también me pirran las portadas de Micah P. Hinson. De hecho, hace un año me hice un autorretrato de homenaje. Supongo que será ése al que Walter Kung Fu alude. Je, je, je...

mikto kuai dijo...

Pero qué pedazo de post n. Es una pena que como dices se pierda ese rollo de portadas de discos. Me causa sensación cuando recurrimos a ese disco, el que sea, hablando de la portada, "aquel con la portada que...". Los tiempos cambian, y esperemos que para bien.

Precisamente andaba yo recuperando estos días a ese pedazo de músico que es Micah P. Hinson (con el que tengo una maldición y no le he visto todavía en directo, con las veces que ha tocado en Madrid) y vas tú y me dices que tienes un post pudriéndose en polvo y sombra sobre su corta pero intensa discografía.

Me viene ahora a la cabeza, por poner un ejemplo, esa coherencia de portadas de Los Planetas, de la mano de Javier Aramburu (toda una institución en cuanto a portadas de discos). Por cierto, a mi también me sonaban esas piernas... ;)

chicoutimi dijo...

A tus pies, n., como siempre.
Yo sólo estaba echando de menos una mención a las portadas de Los Planetas, pero entonces ha llegado mikto, grande, ;-)

chicoutimi dijo...

Y no os llama la atención que artistas/grupos cuyos vídeos suelen ser impactantes y muy trabajados tengan luego unas portadas tan tan feas? Estoy pensando ahora en Madonna y Michael Jackson, por no complicarme más.

d. dijo...

Muy bonito el post, n. A mí también me has dejado encantado con la sorpresa tras el Leer más. Por seguir con Aramburu, se podría incluir también la portada de despedida de Le Mans. Y de acuerdo con la mayoría en que Los Planetas requieren mención aparte en este aspecto.

NáN dijo...

¿Piernas? ¿La foto del centro? Yo veo un óleo algo difuminado de un tipo con chaqueta negra abierte, camisa blanca y corbata negra. Desde el cuello a la cintura.

Rfa. dijo...

Tan interesantes como los grupos que siempre repiten mismo estilo de portadas, disco tras disco, son los que escogen una estética concreta y la aplican a todo lo relacionado con un único álbum, desde las carátulas hasta las entradas de los conciertos. Y luego, cuando toca nuevo álbum, vuelta a empezar. En el mundillo coleccionista de singles esta opción es muy valorada por dos cosas: porque te permite ubicar cualquier disco de un sólo vistazo y porque, al verlos todos tan parecidos, te apetece tener la colección completa.
Esta posibilidad es ideal, además, para los tiempos digitales que corren. Ahora mismo tiene tanta importancia el diseño de una portada como el diseño de una web. En el fondo, cambiar la página de tu grupo cada vez que sacas un disco es la versión moderna de lo que antes era crear portadas nuevas.

NáN dijo...

¿Seguís viendo las piernas? ¿Nadie ve al hombre de chaqueta y corbata negra sobre camisa blanca?

¿De qué conocéis esas famosas piernas, que tanto os suenan?

Anónimo dijo...

Leyendo este fantástico post he de reconocer que he hechado en falta, a parte de a los ya mencionados Planetas, a Calexico, otro buen ejemplo de estética cuidada y coherente.

Duczen dijo...

Interesante post.

Antes recuerdo escuchar música con un cd (o lp) en las manos disfrutando del libreto, la portada,... ahora con las prisas y los nuevos soportes digitales esto se ha perdido, o mejor dicho, yo lo he perdido. Escucho música sin todo el arte que la rodeaba antes, incluso es una actividad secundaria en el sentido de que estoy haciendo algo más y en los momentos que sí le dedico el tiempo que se merece, en esos instantes, sólo está la música (y lo que cada cual aporte), pero no las portadas... aunque me estoy dando cuenta que son muy pocos momentos, porque cada vez que llego a casa y estoy solo, busco el silencio. Supongo que ya tengo demasiados sonidos el resto del día y también necesito su ausencia.

Me estoy despistando del post. Lo dicho, muy interesante, inspirador y bien planteado. Me gusta.
Saludos.