miércoles, 9 de enero de 2008

Deliciosa Marilyn

Marilyn Monroe es de esas personas a las que admiro con todos sus defectos, no me preguntéis por qué. También es una persona que hace que me contradiga a mí misma en muchas cosas, por ejemplo, ¿he dicho yo alguna vez que me gustan los finales trágicos?, pues bien, a ella le perdono un The End tan cursi y feliz como este.

Que disfrutéis estéticamente de esta escena, no tengo ninguna otra pretensión. (El hombrecillo es el italofrancés Yves Montand.)



Sugerido por Francesco Pasolini
(y corregido por NáN)

7 comentarios:

NáN dijo...

También conocido (y mucho) como Montand. ::>)

(el doble dos puntos es un invento mío para los gafotas como yo).

Además de un chanssonier respetable, uno de los mejores actores de los policiacos franceses. Y para más cochina envidia, absolutamente de izquierdas y pareja de Simone Signoret.

Rfa. dijo...

Cuando era adolescente me enviaron a estudiar a Estados Unidos y, ya que estaba allí, decidí que quería traerme algún recuerdo que condensase la esencia americana y, al mismo tiempo, no fuese hortera. Difícil, ¿eh? Al final opté una camiseta de Marilyn, esa ambigua figura que, inexplicablemente, seduce tanto a los listos como a los tontos. Para mí, uno de los principales atractivos de la cultura americana ha sido su componente pop, y Marilyn se me antojó entonces como un ejemplo paradigmático. Hoy ya no uso esa camiseta, pero sigo creyendo a ciegas en el poder de la cultura popular. No me importaría comprarme una camiseta de Britney Spears, por ejemplo, que cada vez se parece más a Marilyn. ¿Para cuándo un vídeo suyo, Magapola?

sintomático dijo...

No sé si aplaudir o escandalizarme por la comparación de Spears con la deliciosa, cierto, Monroe.

d. dijo...

A mí me ha encantado cómo le arrulla en la oreja el "hombrecillo" ---¿cualquiera lo sería al lado de Marylin?--- Yves Montand, actorazo que también nos conmoviera en trabajos más de autor como "La guerra ha terminado" o "El salario del miedo".
Asombroso por otro lado el descaro de titular una película "Let's make love", ¿no les parece?

Magapola dijo...

Yo estoy como sintomático, ¿Britney Spears? ¿Yo? No sé, no soy nada seguidora, admiradora, o similar de esa chica, pero en fin, algo tendrá, pero eso sí: ni puntito de comparación con Marilyn. ¿Tal vez lo dices, Rfa., por que cualquier día nos la encontramos muerta por sobredosis de... pastillas?

El fabuloso Yves Montad, hombrecillo pero no por eso menos actorazo (jajaja), sí que debería tener un post propio, pero es que la Monroe es mucha Monroe y quien se le ponga al lado... ¡Y viva el descaro, d.!

(estás en créditos, NáN)

Pat dijo...

No puedo ver el vídeo, mi ordenador esta en huelga de youtube...
Marylin es una figura trágica en la historia del cine (a pesar de ser una comedianta nata) que nos muestra lo difícil que resulta hacernos felices a nosotros mismos. Es un icono cultural que presenta un imaginario propio, en el que todos podemos elegir nuestra marylin preferida...
Y equiparar a Britney con MM es un acto de valentía digno de mejor causa.

Maine dijo...

¿El hombrecillo? ¿Qué hombrecillo? ¿Pero es que sale alguien más que ella en la secuencia?

;)