lunes, 24 de septiembre de 2007

Grandes palabras: enguaparse

El otro día me dijeron que con lo años me enguapo más… Por supuesto se me subieron los colores cual coloso en llamas. Después me puse a reír y le dije que esa era una gran palabra. Y aquí está.

Ya sé que existe la palabra guapear, pero esta que yo os expongo, además de llevar el prefijo “en” delante y el “se” detrás, no deriva de ese verbo guapear, sino del adjetivo guapa/o. Así se diferencia el significado de hacer alarde (verbo) de estilo al vestir del de enguaparse que no es hacer una acción, como alarde, sino hacerse guapa (adjetivo), una misma (reflexivo). Seguro que un lingüista discreparía con razón de todo mi argumentario y le animo a que lo haga, pero es que así es como yo me divierto.

Y ahora, con el cambio de estación, la mejor manera de enguaparse es comprándote una cazadora de cuero corta como he hecho yo, porque ¿tú como te engupas?.

¡Ale, a enguaparse to’dios!

5 comentarios:

June Fernández dijo...

Yo no había oído nunca el verbo "guapear", y no soy lingüista, así que me encanta el análisis. Enguaparse mola, y también mola "hoy tienes el guapo subido", ¿verdad?

¡Qué hermosa Ava Gardner! Aunque a menudo me pregunto cómo hubiera sido en el siglo XXI, si sería una diosa también con vaqueros y piercing.

nán dijo...

Mmmm, conocía "enguapecer".

Y te diré que "enguapecer" me suena a la guapura que sale de dentro y aumenta. Mientras que "enguaparse" me sugiere "ponerse guapo" (mejor "guapa").

Así que estoy seguro de que estás enguapeciendo. Porque sí. Porque se te nota en lo que escribes. (Con la cazadora corta te enguapas).

Pero como sonoridad, "enguaparse" es una palabra imponente, guapa.

Rfa. dijo...

Hace años asistí a un seminario de guión de cine. El profesor era un viejo gruñón con una fórmula muy limitada: se pasaba las clases fumando, haciendo alarde de rojerío y contando que "escribir un guión es como ir de viaje a La Coruña". De todas las historias que me contó, la que más me impresionó no tenía nada que ver con el cine. Decía que una vez había tenido una novia francesa que, cuando se estaba arreglando, siempre le preguntaba: "fulanito, ¿estoy guapa?". Y él, enamorado o galante, no lo sé, le contestaba: "menganita, tú no estás guapa. Tú eres guapa". Y la pobre francesa se hacía un lío, porque en francés "no distinguen la esencia del accidente". O sea, que no distinguen entre ser guapa y estar guapa. Cosa que a nosotros, los españoles, no nos cuesta nada comprender. ¿Por qué cuento esto? Porque intuyo que tu nuevo verbo, Magapola, ése de "enguaparse", funciona como un puente entre los dos estados, el de la esencia y el del accidente. O sea, que gracias a tí y a tus grandes palabras, cada vez tenemos más recursos para explicar lo guapos que somos.

Hans dijo...

'Enguaparse', como término, mola, en efecto. Tiene algo como de fatum: uno (algunas personas, no todas), irremediablemente, en razón de su destino, enguapece. La persona en cuestión hace florecer su guapura... o más bien, sustraida a la voluntad del enguapecido, su guapura aflora, ella solita.
En todo caso, cuando te dicen eso, Magapola, han de dejarte gloriosamente bien, ¿no?.
Muy bueno, rfa., lo del puente del accidente a la esencia.

Pat dijo...

También me encanta ese término, más que nada porque creo que es lo que hago siempre que salgo por ahí. Reconozco que por la semana doy un poco de penita, me arreglo lo mínimo e imprescindible para que se note más cuando me pongo guapa.
Aunque mis ojeras de hoy no las enguapa nadie...