sábado, 8 de septiembre de 2007

Friday Night Lights


Mmm, a ver… ¿Cómo podría intentar convencer a mis amigos para que se tragaran una serie de 22 capítulos que cuenta el día a día del equipo de fútbol americano de un instituto en un pueblo perdido de Texas? Puf, va a ser realmente difícil… Supongo que a Rfa. y Alis, que son muy cinéfilos, les hablaría de lo jodidamente bien rodada que está, de que gracias a su fotografía hiperrealista y al efecto cámara en mano la serie tiene un tono semi-documental que recuerda al mejor cine indie de los 90, cuando hablar de cine indie no sonaba estúpido. A JA, que ha sido actor, le hablaría de un reparto perfectamente conjuntado y con libertad para improvisar, y le diría que se fijara, por nombrar a alguien, en las interpretaciones de Adrianne Palicki o Zach Gilford, tan capaces de pasar de la fuerza a la fragilidad más absolutas y viceversa en cuestión de segundos. A Anadja, que es más mitómana, le intentaría vender a personajes como Lyla Garrity o Tim Riggins. Le diría que es posible que Riggins le traiga a la cabeza en algún momento a cualquiera de esos personajes que van lanzados como trenes hacia la autodestrucción y que tanta huella dejan. ¿Debería nombrar a River Phoenix o a James Dean? No sé, quizás sean tontadas mías. O quizás cuele.

Creo que a Magapola, que le gusta mucho la literatura, le hablaría del halo trágico de muchos de los personajes, intentando coger con hilos alguna referencia a Steinbeck o Kerouak por el retrato tan crudo que se hace de una América profunda y deprimida, del patetismo de un pueblo que ya sólo puede agarrarse a un equipo de críos de 17 años. Y que lo hace con una mirada cariñosa pero nada condescendiente, relatando sin juzgar, y eso es muy jodido. Mmm, y a Franceso Pasolini creo que intentaría venderle la parte política porque, sin caer en la obviedad o el panfleto, a lo largo de la serie se tratan multitud de temas sociales y aparecen como ruido de fondo cuestiones globales como la guerra de Iraq, rozando la vida de los protagonistas pero sin pasar nunca a un incómodo primer plano. Como la vida misma. ¿No es, además, el matrimonio formado por Eric y Tami una representación casera de los estereotipos republicano y demócrata? No sé, será otra estupidez mía, pero alguna vez se me ha pasado por la cabeza.

A Walter Kung Fu y a Mon&Man, que les gustan los deportes, les entraría por la épica. Que sí, que desde “Hoosiers. Más que ídolos” parece que todo lo relativo al cine de deportes ya está inventado, pero que levanten la mano si no se han emocionado alguna vez con una típica historia de superación o con una victoria agónica en el último minuto. Que a veces puede parecer tramposo o efectista, pero no hay nada de malo en que de vez en cuando ganen los buenos, ¿no? Vaya, ¿y qué hago con Mikto Kuai o Antikhristas, que no les gusta ni la televisión ni el deporte? ¡Ah, sí, la música! ¿Cuántas series hay en las que suenen Explosions in the Sky o Sparklehorse y no suenen a coartada cool tipo The O.C.? Je, je, seguro que se les ponen los pelos como escarpias cuando oigan el “Devil Town” de Daniel Johnston de fondo mientras un triste desfile triunfal atraviesa el pueblo. O que se entretienen intentando averiguar si es “Lift your skinny fists like antennas to heaven” lo que suena durante el episodio piloto. Son detalles, pero los detalles a veces son importantes, ¿no?

¿Y al resto de la gente? Puf, supongo que les diría simplemente que Friday Night Lights es la mejor serie de televisión que se estrenó el año pasado. Que vean el piloto y, si no creen que acaban de ver 45 de los mejores minutos de televisión que han visto, pues que pasen a otra cosa. Y si no, pues que golpeen el marco de la puerta y griten: “CLEAR EYES, FULL HEARTS, CAN’T LOSE!”. Ya verán qué bien.

11 comentarios:

nán dijo...

No suelo ver más de 15 minutos de tv, mientras ceno cualquier cosa en una bandeja. Ayer, que volví de por ahí me di el gustazo de freír unos huevos ¡en aceite de oliva! y tras un rápido zapping vi un trozo de la serie que comentas. (creo que hasta más de 15 minutos, pues me quedé haciendo un liadillo con la pantalla encendida hasta que la cosa terminó).

Es evidente que había algo en la imagen para que regresara ahí tras el rapidísimo zapping. De acuerdo, en eso tienes razón. Pero también les vi una noche antes del partido bebiendo cerveza y apostando por darse la gran vida, y vi el partido en donde a un jugador le rompen la columna, y les vi a todos arrodillados pidiendo a Dios que se salvara.

Y pensé que para que en muuchos pueblos así tengan esa vida estúpida hay una imposicíón global de un estilo de vida, y hay cambio climático, y guerras tremendas. (Pero todo eso ya lo sabía, aunque ahí lo muestren en un trabajo magnífico desdel punto de vista de las técnicas conematográficas).

Así que mi motivo para ver esta serie sería hacerme revolucionario. Como la revolución ya no existe, perdería el tiempo viendo algo que no me gusta para convertirme en algo que hoy es estúpido.

Lo siento, n., lo has vendido muy bien, pero soy un caso perdido.

Walter Kung Fu dijo...

Al igual que NÁN no soy muy regular, aunque mi tope no son 15 minutos sino unos pocos capítulos: seis ó siete de Héroes, la primera temporada de Pérdidos, cuatro de Prison Break,... y eso que veo la tele y me gustan la series. Digamos que tengo problemas logísticos.

Ahora, depués de haber corrido unas millas y de haber pérdido un partido de hockey, malditos cabrones, he quedado con los chicos para tomar unas pizzas y cervezas en el bar de Joe. Espero encontrarme allí con Claire, que adora los batidos de fresa. Ella me entiende.

mikto kuai dijo...

Interesante recomendación n., aunque ya sabes que no soy un devoto de las series de televisión (me quedé en mi adorada Doctor en Alaska). Por cierto, me gusta el deporte (aunque ya apenas lo practico y no lo veo tanto como antes)... yo juraría que te he hablado de mi pasado futbolero, aunque terminara abruptamente y en plan iluminación (mi primera y única hasta el momento, es una curiosa historia) allá por el año 96 (cuando mi atleti ganó liga y copa)... bueno, que me voy por las ramas. Saludotes :-)

June Fernández dijo...

Me la apunto para ir bajándomela desde el principio. Yo sí que soy adicta a las series, a casi todas. Si me gusta, me alegraré de la recomendación. Si me parece mala, me sentiré identificada, porque yo también he hecho todo tipo de complicados análisis para intentar vender a mis amigos y amigas las horteradas a las que me engancho.

Magapola dijo...

n., veo que desistes de convencerme a mí, y no me extraña. Al contrario que June y más bien como Nán, yo no soy carne de series de televisión… En realidad la televisión no me atrapa en general, pero siempre me da rabia ver un capítulo de una serie de las que ves tú y no sacarle nada, porque luego, cuando tú las cuentas, me gusta… ¡Qué le voy a hacer!

Rfa. dijo...

Querido n., no te confundas: el único argumento que necesitas para convencerme para que vea Friday Nigh Lights es que la serie te ha gustado a ti. Por dos motivos: porque tu criterio va a misa y porque no he llegado a un conocimiento tan profundo de mí mismo como el que parece que tienen todos los demás. A estas alturas de mi vida, todavía no me atrevo a decir qué no me gusta sin haberlo visto antes: siempre me da miedo equivocarme y quedar un poco de cartón. ¿Dejamos para otro día el debate sobre lo miope que resulta, actualmente, despreciar toda la televisión? ¿O nos liamos a sacar nuestros argumentos más demagógicos y nuestros prejuicios de la era de las Mama Chicho?

Magapola dijo...

Rfa., te confundes si me metes dendro del saco de los que desprecian toda la televisión, y me atrevo a decir que ninguno de los comentaristas ha dicho semejante cosa. Lo siento, no me tira la televisión como algo general, pero por supuesto que veo cosas en ella. Ojalá me lo pudiera pasar tan bien como lo hace n. viendo las series, ojalá, pero "mi conocimeinto profundo de mí misma" me dice que no es así, ¡qué le voy a hacer!

nán dijo...

¡Uf! He releído por ver si yo había mostrado tal desprecio. No. No desprecio la tele, simplemente no la aprecio. Claro que nací sin ella y nunca me enganchó. Pero no es porque sea "cultureta" y me crea mejor.
Simplemente, casi todo lo que hay me aburrió. Y no soy de la cultura de la imagen, lo que sé que va en mi contra, por lo que no veo una serie por "ciertos" logros parciales. En cambio, sí leo un libro por esos logros.

Qué le vamos a hacer. Ese debate podemos tenerlo (el de la miopía), pero no creo que pueda participar porque no la desprecio: la ignoro por todo lo que me aburrió en otros tiempos. Y de verdad que no necesité años para darme cuenta (si tuviéramos que probarlo todo durante años para poder negarlo, no habría tiempo para nada).

Alis dijo...

¡Pues a mí me has convencido instantáneamente!

Antikhristas dijo...

Has coonseguido que me pique la curiosidad, cuándo se emite?

Anadja dijo...

Con lo de mitómana me has tocado, ¡ay!, así que intentaré verla... Aunque me tope de frente con los problemas logísticos de que habla Walter; no tengo internet, ni tv por cable, ni siquiera se en qué canal se emite, y con las motivaciones de magapola y de nán; no soy muy de series, no me engancho fácilmente y cuando tiro de dvd, suele ser de pelis.
Si está bien rodada te aseguro que sabré valorarlo, y respecto al contexto de la América profunda, patética y deprimida..., te aseguro que me interesa, después de aquel verano en Wisconsin, del que hablaremos otro día...