martes, 12 de junio de 2007

Grandes palabras: bienqueda

Esta palabra, la primera vez que la oyes, pronunciada una vez, fuera de contexto, parece positiva: el que queda bien, como el “bien plantado”, que es el que tiene buena planta (¡no al que le han plantado pero bien!). Pues no, porque que te digan que eres un bienqueda no es precisamente un piropo. ¿Por qué tratar de quedar bien está mal? Si parece una contradicción y todo, ¿no os parece? El bienqueda es un hipócrita, un falso, un compromisario (palabra que uso no en su acepción oficial, sino en el sentido del que va por compromiso) porque no se va por compromiso si no es para quedar bien, ¿verdad? Y entonces es cuando eres un bienqueda.


¿Por qué lo pongo junto? Pues porque me parece genial poder formar palabras, además, así se formó bienaventurado o bienvenido, pero a diferencia de de ambos, no aparece bienqueda, ni junto no separado, en la RAE. ¿Es que acaso es nueva? ¿Llegará en algún momento a salir del armario, a reconocerse por las instituciones? Porque más institucionalizado que el bienquedismo no hay nada, ¡todos la diplomacia y si me apuras todos los políticos!

Como se ve, la palabra se compone de dos: bien y queda (del verbo quedar). Quedar no tiene ningún misterio, pero nunca había buscado la palabra bien en el diccionario y me he quedado sorprendida con su primera acepción:

Aquello que en sí mismo tiene el complemento de la perfección en su propio género, o lo que es objeto de voluntad, la cual ni se mueve ni puede moverse sino por el bien, sea verdadero aprehendido falsamente como tal

Mola, ¿eh?

Una última pregunta ¿quién pensáis vosotros que ha sido el mayor bienqueda de la historia? A escala nacional, yo diría que el Rey Juan Carlos I de España, podría ser un buen ejemplo de bienqueda

11 comentarios:

Rfa. dijo...

Ahí queda eso, Magapola.
A mí también me llama mucho la atención el bienquedismo. Pero no tengo muy claro si me gusta o no. Una parte de mi se inclina a considerar el bienquedismo como un defecto y una falta de integridad. En el fondo, si lo piensas, la persona que siempre queda bien es porque nunca dice lo que piensa, porque no es fiel a su pensamiento.
Pero por otro lado, también opino lo contrario: que el bienquedismo es un don, que bienaventurados los que saben quedar bien porque el mundo será para ellos. La personalidad está sobrevalorada, me temo, y sólo ganan los camaleones.
¿Qué te parece? Menuda quedada, ¿eh?

sintomático dijo...

Me gusta la propuesta, pero no sé si prefiero la variante quedabien. En cualquier caso, tengo la misma duda que Rfa. A veces pienso que ser un bienqueda denota falta de personalidad. Sin embargo, creo que hay cosas en las que no merece la pena plantarse como un muro y resultamejor ser un poco veleta, tipo taxista o tipo peluquero.

n. dijo...

El otro día discutía con un amigo sobre la sinceridad, sobre ese tipo de gente que alardea de "yo siempre digo lo que pienso", lo que nos daba ganas de formularle la pregunta "¿y te has parado a pensar si a alguien le interesa tu opinión?". Rfa., no creo que la personalidad esté sobrevalorada, la que está totalmente sobrevalorada es la sinceridad como algo compulsivo y obligatorio. En ese sentido, yo voto por el bienquedismo. Porque, en un momento u otro o en muchos momentos, todos hemos sido bienquedas,

Walter Kung Fu dijo...

Supongo que igual de pernicioso es practicar el bienquedismo como ser siempre fiel a la personalidad. Además, ambas tendencias se necesitan: el que es fiel a su pensamiento necesita de la condescendencia del bienqueda pueda imponer su voluntad y, al revés.

Estoy de acuerdo con n., porque si dijéramos todo lo que pensamos...

Scout Finch dijo...

La verdad es que nunca había oído esa palabra. Lo de malqueda sí, claro, pero bienqueda... Incluso me sueña raro.

Yo creo que la hipocresía es parte de la vida en sociedad, sino estaríamos todo el rato tirándonos los trastos a la cabeza. Pero uno que siempre queda bien es que tiene algo raro ¿no?

Y respecto a los bienqueda de la historia, ahora mismo no se me ocurre ninguno. Desde luego, el rey Juan Carlos es muy diplomático, pero supongo que eso también viene con el cargo.

¡Saludos!

Rfa. dijo...

No confundamos bienquedismo con hipocresía, señores. El bienquedismo es el arte de quedar bien, pero no necesariamente a costa de la mentira. Y que conste que digo "arte" de quedar bien, porque a medida que evoluciona esta discusión me voy acercando cada vez más a una certeza: el bienquedismo es la mejor opción. Como bien indica n., decir siempre lo que uno piensa trae consigo la posibilidad de hablar más de la cuenta.
A mí, qué queréis que os diga, me fascinan los bienquedas. Cada vez que se cruza uno en mi camino le observo como el que mira a un animal extraño y maravilloso. Eso de moverse por la vida sin mancharse no es tan fácil, queridos.

sintomático dijo...

El otro día leí esta frase del mítico entrenador de la NBA John Wooden: "Preocúpate más de tu caracter que de tu reputación, porque tu caracter es lo que realmente eres mientras que tu reputación es sólo lo que otros piensan de ti". Grande.

Á. Matía dijo...

Cuidado: no hay que confundir saber quedar bien (que no cuesta nada, como dice mi madre) que ser un 'bienqueda'. Lo primero es cuestión de educación y personalidad. Lo segundo, falta de criterio propio.
Buena reflexión.

Despotrico dijo...

yo también he escrito de los bienquedas. gran palabra.

http://despotrico.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Me debes 5 minutos de vida por hacerme perder el tiempo con semejante mierda!

NáN dijo...

Anónimo, corren de mi cuenta. Habrá que ir a un tasador, claro, a que valore tu vida.