sábado, 13 de noviembre de 2010

Corto Maltés, de película


Lo mejor de leer un cómic de Corto Maltés es que acabas creyéndote que tú eres Corto Maltés, que tu vida puede ser tan interesante, tan exótica, que en cualquier momento puedes coger un barco que te lleve al puerto de Hong Kong o a las calles iluminadas con farolillos rojos en Shangai. Después de haber visto en el cine esta tarde la película animada Corto Maltés. El secreto de los arcanos, he bajado al metro pensando que podría contener oro ruso y la gente que ocupaba sus asientos parecía provenir de Manchuria.

Que maravillosa es la ficción.

2 comentarios:

dintel dijo...

Me encantan los cómics. No he leído ninguno del Corto Maltés. Deberé solucionarlo.

Magapola dijo...

Te van a encantar, dintel.