domingo, 3 de octubre de 2010

Un e-mail



Acabo de recibir este e-mail de Anadja:

Ayer me tragué la peli Platillos Volantes, de Óscar Aibar, el director de El Gran Vázquez (recomendable a pesar de Santiago Segura).

Es un gran ejemplo de esto que he oído tantas veces de que en las noticias de los periódicos encuentran los guionistas su máxima inspiración. Bien, esta historia sí que es carne de guión. Llevo años siguiendo las escasas y esporádicas noticias que salen sobre este tipo... Fascinante.

Besazos.

Y por cierto, ¿cuándo nos vemos? Hablando de pelis, parecemos los protas de la nueva de David Fincher,
La red social, que pone a caer de un burro a facebook (lo digo por lo de relacionarnos virtualmente, claro...).

Besos y feliz domingo.

Walter,
Perdición, gran peli.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

un tipejo d elo mas curiosos......

Magapola dijo...

Anónimo, rechazar un millón de dólares cuando eres un muerto de hambre y encima te lo has ganado con el sudor de tu cerebroes algo más que curioso, ¿no? ¡Es increíble! Además del resto de cuestiones de este hombre tan poco de su tiempo.