jueves, 2 de septiembre de 2010

Inception o de cuando Shutter Island conoció a Matrix


El título del post es un guiño a un comentario nada más salir de la sala. Me pareció tan gráfico que esta entrada podría terminar en él. No será así. Sin destriparos nada, intentaré daros algunas impresiones que nos produjo la película. Sin ser mala, carece de algo para calificarla como una buena película. Pero esto es matizable, ya que para mí una peli pierde puntos por el mero hecho de que se esfuerzan por que sepas desde el principio que todo lo que vas a ver conduce a un destino: un final feliz, y encima, al más puro estilo americano. No, no he roto mi promesa de no hacer spoiler alguno, porque a estas alturas no seréis tan ingenuos para pensar que existe una peli de este tipo con final al estilo Bailando en la oscuridad, ¿verdad? Bien. Por otro lado, no sé si fue culpa de que nos sentamos muy cerca de la pantalla, que la peli era en VOS o por las escenas de acción del final, que atontados salimos y medio mareados. El argumento tampoco es para menos, la idea no es original y se hace confusa. Alguno mencionó Abre los ojos. Otros muchos Matrix y por extensión de su actor principal y su proximidad temporal Shutter Island. La comparación con ésta es inevitable y la hace flojear. Me da pena que Dicaprio se encasille en un tipo de película que vista una vistas todas, porque ¿tanto necesita el dinero?, ¿tan pocas buenas propuestas existen para un actor de su talla?

Si ya la has visto, danos tu opinión. Y si no, déjalo y resérvate para la de Woody Allen, Conocerás al hombre de tus sueños. O tampoco. Ya no sé.

7 comentarios:

Rfa. dijo...

Bueno, si lo piensas, diCaprio tiene un loable empeño en hacer películas buenas con directores buenos. A mí, sin que haya llegado a conmoverme nunca tanto como en Titanic, me inspira respeto su afán por labrar una carrera sólida y respetable. Y su apoyo a proyectos como éste, donde el cine de autor va de la mano de instinto blockbuster.
Dicho esto, de Inception te cuento lo siguiente:
UNO: Me aburrieron las escenas de acción. Ya me había pasado con Batman Begins, así que no es una sorpresa. En todo caso, la confirmación de que Nolan no sabe controlarse.
DOS:: El guión de la película hace aguas por todos sitios. Contradicciones, falta de coherencia, expectativas defraudadas... De todo. Es la típica película que disfraza de complejo lo que no sólo es simple... sino que además está mal construido.
TRES: No te olvides de Olvídate de mí, Magapola. Misma idea, mucho mejor puesta en escena.

Jei dijo...

me tomé Origen como un entretenimiento veraniego sin más, así que no me defraudó porque tampoco esperaba mucho y mira, como me pone Ellen Page pues mucho mejor! ;D

de la nueva de Woody Allen sólo puedo decir que no me gustó nada de nada.

NáN dijo...

Vi la nueva de WA anoche y la pongo entre sus obras maestras, varias historias contadas como un puzzle, con mucho ritmo y una fotografía distinta para cada personaje, para terminar dando una lección de pesimismo absoluto.

Y todo basado en un verso de Shakespeare con el que empieza y acaba. Faulkner hizo lo suyo con ese verso, y Woody Allen lo propio.

Eso son exégesis que son palabras mayores.

Otra cosas es que el mundo horrendo que queda al descubierto no nos guste.

Un maestro.

Miguel dijo...

No entiendo nada. Inception no se parece en nada a Shutter Island ni a Matrix. Es casi como decir que todos los western se parecen. Lo mismo respecto a la originalidad. El asunto del sueño o la conciencia hace ya muuucho tiempo que se convirtió casi en un subgénero.
Lo de Abre los ojos tiene aún más delito, en cuanto que ésta no es más que un plagio absolutamente descarado de La Escalera de Jacob.
Y en cualquier caso meterla en el mismo saco es simplista. Creo que ver la película como si fuese entretenimiento desvía la mirada de asuntos más serios e importantes. Nolan no es ninguna maravilla, pero por desgracia es de lo mejorcito que tenemos últimamente.
Rfa. seguí el argumento de la película con grandes dificultades, pero no vi ninguna contradicción ni falta de coherencia, aunque algunas cosas creo que chirrían. Pero aquí no me mojaré mucho, al menos hasta un segundo visionado. A mí sí me gustan las escenas de acción de Nolan, son rápidas pero las puedo seguir hasta yo, que no tengo el ojo entrenado para videojuegos. Y ese homenaje a Bond me encanta. Y Olvídate de mí me parece una gran mierda. Aún no he encontrado a nadie que coincida conmigo en eso.
El gran fallo de la peli es lo mismo que lastra a El Caballero Oscuro: una película bien planteada no necesitaría minutos y minutos y minutos dedicados a explicarnos de qué va el asunto. Nolan necesita ver más pelis de John Ford.
Para terminar, un recuerdo a la que es la mejor película de Nolan con diferencia y que no se nombra nunca: Insomnio. En esa película logró uno de sus mayores logros: que Al Pacino volviese a molar -al menos un rato- y que ver en una película a Robin Williams no provocase el vómito.

Magapola dijo...

Puedes verlo o no, pero no entender... Que si esto es real, que si no lo es, que si es un sueño o mi mente..., etc., realidad como ficción o viceversa. Miles de puntos comunes, Miguel.

Jai y Nán, me ponéis en un dilema, pero creo que iré a ver la de W.A., luego ya veré si me gusta o no.

Miguel dijo...

No, insisto: no es que no lo vea, es que no lo entiendo. Para los elementos comunes que propones yo propongo otros: el ansia de libertad, la frontera, la constitución de la comunidad y del mito nacional... Todos comunes a muchísimos westerns que no se parecen en nada ni en argumento ni en calidad. En las películas que mencionas ni el planteamiento, ni la forma de resolverlo, ni el estilo visual se parecen excepto en el uso de determinadas técnicas -adoptadas casi unánimemente en cualquier película de acción-. Es curioso que hayas obviado el único parecido relevante del film, parecido en el que muchos han coincidido: El año pasado en Marienbad. Quizás por ahí si van los tiros. Y es que pelis sobre sueños hay muchas, y ya va siendo hora de mirar con un poco de atención para saber de qué están hablando. Y a partir de ahí quizás podamos empezar a quejarnos.
Lo que sí queda claro es que la cuestión no es si estoy en la realidad o no lo estoy, si importa tal cosa o no. Eso lo dejamos, efectivamente para Matrix, que como película para dar clases de filosofía en el instituto viene muy bien. Y otra cosa es una película que nos habla de "la erosión de la memoria y de la naturaleza destructiva del amor". Te recomiendo que leas esta crítica: http://emperadordeloshelados.wordpress.com/2010/08/10/blockbusters-10-origen/

Oscar+AB dijo...

A ver, quizás el final es bastante desconcertante, pero es que esa es la gracia de la película, que ni siquiera el propio protagonista sepa si está soñando o no está soñando, porque al meterse en tantos niveles de sueños sufre una especie de jet lag que no sabe si vive o no vive la realidad. Que es lo que en el fondo le pasa a su mujer.

Yo creo que es una gran película de una gran idea, aunque eso de que los quieran matar es un poco pillado de los pelos, pero me comentó una amistad que eso lo hacen para que el argumento no se solucione en 4 minutos, y visto así tiene razón.