miércoles, 21 de julio de 2010

Zen y el arte del mantenimiento de la motocicleta

Hoy he descubierto un libro que lleva vendidos más de cuatro millones de ejemplares, que ha sido traducido a multitud de idiomas y que aparece en el Libro Guinness de los Records por haber sido rechazado por 121 editoriales antes de su publicación en 1974. ¿Cómo me podía haber pasado desapercibido? Puede que porque en España estaba agotado desde hace años y ahora lo ha rescatado Sexto Piso.

El libro es Zen y el arte del mantenimiento de la motocicleta y su autor es Robert M. Pirsig, que dice que:

Disfruto viendo el viento soplando entre los árboles. Si te pasas todo el día así en EEUU te miran como a un desahuciado, aunque a los que hacen esto en Japón les tratan con gran respeto. Estoy a mitad de camino entre ambos hombres. Disfruto con la reclusión: aclara mi pensamiento. No hubiera podido escribir de otro modo.

Aunque mi viaje es en coche, creo que me lo llevaré de vacaciones pese a lo que se dice en el libro:

Cuando vas de vacaciones en moto ves las cosas de forma totalmente diferente. En un coche siempre estás dentro de un habitáculo y, por estar acostumbrado a eso, no te das cuenta de que a través de la ventanilla todo lo que ves es sólo una extensión de la televisión. Eres un observador pasivo y todo se mueve lentamente a tu lado, como en un marco.

En una moto el marco desaparece. Estás en completo contacto con todo. Estás dentro de la escena, no tan sólo contemplándola, y la sensación de presencia es abrumadora. Ese hormigón que pasa zumbando a diez centímetros de tus pies es lo real, el material sobre el que caminas está allí mismo, tan borroso que no puedes enfocarlo, sin embargo en cualquier momento puedes bajar el pie y tocarlo, y todo el asunto, la experiencia total, permanece siempre en tu conciencia inmediata.

4 comentarios:

NáN dijo...

Ayer, una persona joven me mandó un mail con un enlace al artículo de Público. Decía: "El libro del que hablabas y pensaba que te habías inventado, existe".

Conste que lo mencioné antes del ADSL y la Wiki. Ahora esas cosas se zanjan rápido. Otras, como la muerte de la Seberg, ni en la Wiki.

Esto me hace pensar. He conocido cosas que, por no haber dejado rastro en la Historia, o no pertenecer a la Historia de lo Probable, cuando hablas de ellas causan incredibilidad (¿Un libro de zen y motos, que fue famosísimo y del que nadie ha oído hablar? ¡Venga ya!).

Alguien que tiene vacaciones para pensar, y que no soy yo, podría pensarse un post sobre lo que la sociedad niega por no tener la capacidad de imaginar que los contextos han sido diferentes.

¡Gran noticia, Magapola!

perplejo dijo...

Me han gustado los fragmentos que has escogido, Magapola. Ya te conté que en algún momento me interesé por este tema y esas citas me han recordado algo de lo que -casi- aprendí.

Gracias por compartir tu asombro.

Maine dijo...

¿Y a dónde has dicho que te vas de vacaciones? :D

NáN dijo...

Eso eso, ¿y con quién?