lunes, 14 de diciembre de 2009

Efecto boomerang

No sé quien tiene más problemas mentales, si Berlusconi o el que le tiró el souvenir. Yo creo que Berlusconi, a juzgar por sus actuaciones, al fin y al cabo, ese souvenir es sólo uno de los boomerangs que lleva lanzando Berlusconi durante años. Uno de ellos es este.



Lo que está claro es que no podrá lucir la sonrisa que tiene en la foto. Pero también que queda claro que Bush tenía más reflejos que él.

El suverinazo en leer más.


6 comentarios:

Superflicka dijo...

Miedo me da que pillen al que lo lanzó...

la abuela bloguera dijo...

Le han dejado un buen recuerdo en la cara, un buen souvenir.

Maine dijo...

Yo no entiendo dos cosas: Una, que después de esto Berlusconi se atreva a afirmar sin ningún pudor que "no entiende por qué le odian tanto". Y dos, a todos aquellos que se han mostrado desproporcionadamente indignados con la agresión. Quizá suene (y sea) deplorable alegrarse por el golpe que este impresentable se ha ganado, pero no es tan duro como los que él mismo lleva años propinando a los italianos, y por otra parte la democracia no supone tolerancia indiscriminada; sino que es, principalmente, una lucha intolerante contra el fascismo y los gobiernos tiránicos que deberían ser derrocados a golpes si es necesario.

(Y NO DOY CRÉDITO con la palabra clave: AZZOTE).

Pepito Samper dijo...

Teniendo en cuenta lo aburridísima y fea que es Milán, no me sorprendería que el que le ha lanzado el Duomo en miniatura a Il cavaliere haya sido en realidad un turista desquiciado.

Magapola dijo...

Este hombre es repugnante, en el futuro sentiremos vergüenza. ¿Os podéis creer que todavía hay gente que le da hasta pena de que le hayan partido la cara? ¡Si el que le ha roto los dientes es la persona más cuerda de Europa! Ahora ya tiene excus para pasar por el quirófano estético.

NáN dijo...

Tiene razón. ¿Por qué nos conformamos con odiarlo?