viernes, 4 de diciembre de 2009

Copy&Paste: El diablo está en los detalles


Porque si el diablo está en los detalles, aquí el diablo no está en el cierre administrativo de aquellas páginas en las que se infringe la ley sin afectación de derechos fundamentales, sino en cómo se obtiene la información para identificar a los infractores. La propuesta del Ministerio de Cultura establece, sin el menor rubor, que los operadores de telecomunicaciones, con el objeto de que la Comisión de Propiedad Intelectual pueda identificar al responsable del servicio de la sociedad de la información que está realizando la conducta presuntamente vulneradora, están obligados a facilitarles sin orden judicial los datos que dispongan del mismo. Y ahí es donde la propuesta patina, no sólo por una redacción morosa que no precisa qué datos hay que facilitar, sino porque si los mismos se refieren a un usuario de P2P entonces la orden judicial es ineludible. Además, y siempre teniendo en mente el riesgo de que esto sea una ley como la francesa, pero a la española, conocer qué se descarga un internauta requiere un nivel de intervención de las comunicaciones que roza si no invade el derecho al secreto de las comunicaciones. Y como cualquier lector de noticias de SITEL sabrá, la intervención de una comunicación electrónica requiere siempre orden judicial.

Y si no se refieren a los usuarios (cosa que se adivina, a pesar de la pésima redacción de la propuesta, ya que los usuarios no son prestadores de servicios conforme la LSSI) entonces no sé cómo esta Comisión de ignota composición pretende cortar el acceso a Internet a ningún ciudadano en este país. Espero que sea sin meter las narices en nuestras comunicaciones.

Artículo completo aquí.

3 comentarios:

Miguel dijo...

El artículo al que enlazas es realmente sorprendente. Para empezar, porque da por supuesto que esos portales realizan una actividad ilegal, cuando numerosas sentencias judiciales demuestran que no es así. No existen contenidos ilícitos -al menos en la ley española, a no ser que estemos hablando de pornografía infantil y cosas así-. Esta frase: "Si los contenidos son ilícitos, las páginas que facilitan las pistas para acceder a ellos (los torrents) puede que no reciban una condena penal, pero pueden ser demandadas en los tribunales civiles con éxito". Es ¿malintencionadamente? falsa. Puedes echarle un vistazo a la página de David Bravo y comprobarlo.
El problema de que espiasen las comunicaciones era un problema relativo a la "amenaza" anterior, el modelo Sarkozy, pero no de la propuesta hecha por la Sinde. No se necesita espiar ninguna conexión privada para hacer lo que quieren hacer. Simplemente, lo que pretenden es suspender cualquier página web que una comisión de "expertos" determine que maneja enlaces a contenidos protegidos por copyright -no "ilegales" como dicen algunos enterados-. Vamos, que una serie de impresentables puedan cerrar este blog porque contiene una foto con derechos de autor. Sin intervención del juez.
En definitiva, que el autor del artículo es posible que haya estado durmiendo los últimos dos días en los que se hizo saber la disposición en la ley de economía sostenible, se publicó un manifiesto en contra que en unas pocas horas fue compartido en cientos de miles de blogs, y la cosa se explicó hasta en los telediarios, entre una muerte morbosa y un publirreportaje. Y eso por no mencionar que el mismo periódico en el que se escribe esta cosa también ha explicado con toda claridad de qué va el asunto.

Magapola dijo...

Resumiendo:
La famosa Comisión de Propiedad Intelectual podría interrumpir el servicio que alguien ofrece “a distancia por vía electrónica y a petición individual de un destinatario de servicios” (=prestador de servicios de la sociedad de la información) si vulnera derechos de propiedad intelectual.

Si el qeu usa el P2P es o no un prestador de servicios de la sociedad de la información creo que la última palabra la tienen los jueces... o Europa...

NáN dijo...

Pues a mí esto me da más miedo que la entrada que daba miedo.

Miedo a que sigamos confudiendo los churros con las Meninas (la "graciosa" distorsión de la frase nunca ha venido tan al pelo como en este caso). Miedo a que se facilite la intervención regional, estatal y supraestatal en lo que es privado.

Por otro lado, y antes de que se regularicen los derechos de autor en relación con las nuevas tecnologías, miedo a los partidarios del todo gratis total para siempre los artistas que tengan un trabajo de provecho y luego regalen sus creaciones gratis toto todo gratis total para qué.