jueves, 5 de febrero de 2009

Peras, manzanas, grafitis y crisálidas

Ana Botella, delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, además de otras cosas, ha manifestado que: "Queremos que los grafitis vayan desapareciendo poco a poco porque no son arte, sino una lacra social. El Ayuntamiento se gasta mil millones de las antiguas pesetas todos los años en limpiar grafitis, con los que podríamos hacer seis escuelas infantiles. La libertad del grafitero termina donde empieza la libertad del dueño de la fachada pintada".

Esto me hace pensar, entre otros, en el colectivo Blu, quienes por cierto estarán esta tarde en Barcelona en el Festival Influencers. Y de Blue me voy a Gijón, donde se expone actualmente el proyecto Crisálidas de Fernando Gutiérrez (ojo, no confundir con el superdiseñador gráfico) en la Laboral. Otro punto a favor de la visita a Gijón.

4 comentarios:

pat dijo...

El peor ciego es el que no quiere ver. Ana Botella ni sabe ni quiere saber mas alla de su estrecha mira. Peor para ella, pero tambien para nosotros, que tenemos que sufrirla.
Gijon mola! Pero el norte me gusta mas en primavera...

Señor-ina dijo...

Por decir algo más yaque se habla de grafitis y Gijón. En Gijón todas o casi todos los puestos de cableado de la luz, unas cajas metalicas apostilladas en la calle de un metro de alto y ancho están grafiteadas. El ayuntamiento para que las susodichas cajas no queden tan feas a la vista ha permitido que artistas del grafiti las pinten para darles un aspecto mucho más agradable... sera porque el grafiti es una lacra social...
Para lacra algunas personas...

chicoutimi dijo...

Siento ser tan simplista, pero ¡qué tonta es esa mujer!

Walter Kung Fu dijo...

http://www.elpais.com/articulo/madrid/Grafiteros/objetivo/Botella/elpepucul/20090331elpmad_12/Tes