lunes, 3 de noviembre de 2008

La Reina lee Sindrogámico.

Hubo un tiempo en que los programas de diseño gráfico eran patrimonio exclusivo de moderniquis suscritos a i-D. Sí, ya sabéis, esos que llevan tatuada la manzana de Mac en el culete y son capaces de decirte cuatro nombres diferentes de tipografía, aparte de Times New Roman y Comic Sans. Pero ese tiempo ya está muerto. Esta semana ha arrancado con la maravillosa noticia de que la Reina practica el photoshop en sus ratos libres. Ella, y sólo ella, fue la responsable del corta y pega con el que la Casa Real nos felicitó las Navidades de hace tres años. ¿Y qué significa esto? Para empezar, que el programa de diseño por antonomasia se consolida como entretenimiento de jubiladas, en tensa competencia con el incombustible buscaminas, y que los moderniquis van a necesitar nuevas referencias. Pero sobre todo, significa que en el fondo la reina es como nosotros, que se entretiene con las mismas tonterías inútiles que sólo sirven para alimentar la autoestima a muy baja escala. Y a partir de aquí, señores, toca hacerse una pregunta cuya respuesta podría cambiar el rumbo de esta humilde bitácora. Si la reina se entretiene como nosotros cuando no tiene nada que hacer... ¿leerá también Sindrogámico? Por si acaso, aprovecho para saludar. ¡Feliz cumple, majestad! ¡Me ha encantado su fotomontaje!
Artículos relacionados:

7 comentarios:

n. dijo...

Pues me sorprende, porque el Photoshop no es un programa precisamente intuitivo y, a decir verdad, el fotomontaje no está nada mal. Ains, si es que los tiempos están cambiando...

d. dijo...

Acertada observación, n., ¿pero no te parece que Rfa. no hace sino provocarnos a propósito de su Majestad la creativa?

Rfa. dijo...

En absoluto, d., nada más lejos de mi intención. Hace tiempo que utilizo el photoshop como un relajante cerebral, igual que las abuelitas hacen costura. Y me ha parecido curioso que la gran abuela de España, Sofía, se dedique a estos menesteres. El aburrimiento y la búsqueda constante de trucos para solucionarlo son una de las características del hombre moderno, pero nunca había pensado que también afectase a la Reina. Para mí, leer que un personaje tan relevante como ella pierde sus ratos libres leyendo tutoriales y aplicando varitas mágicas, es lo mismo que leer que echa las noches viendo Matrimoniadas: un signo de humanidad vulgar y trágica.

n. dijo...

Je, je, d., es verdad que esto es terreno abonado para empezar a despotricar contra la monarquía (como ya ha hecho toda la blogosfera, por otra parte), pero coincido con Rfa. en que me chocó más imaginarme a nuestra septuagenaria soberana poniendo y quitando capas en el Photoshop que despotricando sobre el matrimonio y el orgullo gay. Como decía, tiempos extraños éstos en que algunos hemos estado de acuerdo con las declaraciones de algún miembro del PP, como las de González Pons.

Magapola dijo...

Donde hay mucho Poto-chof es la Casa Real, demasiado montaje, ¿no os parece?

La Nena dijo...

¿Nadie va a decir nada en contra de la monarquía? Cobardes... Lo que nos faltaba saber es que no sólo no trabaja sino que también se aburre. Esto es increíble, encima con recochineo. Esta semana tenía bastante con saber que Julián Muñoz había concertado el pago de la entrevista en T5 con el mismísimo Berlusconi y antes de salir de la cárcel. Se multiplican al menos por dos las cifras que se barajan en televisión.Tenemos lo que nos merecemos, es evidente.

Anadja dijo...

Ja,ja,ja,ja... Tiene mérito que Sofi haya hecho el montaje, coincido con n., el photoshop no se tan fácil, ¿eh?.
Y me parto imaginándome a la reina, con la corona puesta y todo, leyendo Sindrogamico, ja,ja,ja,ja. ¿será verdad? Pues sí, Times are a-changing, ya lo decía aquel.
Para mi rfa., que "un personaje tan relevante como la reina" como la defines tú haga lo que hace el resto de los mortales no es ningún misterio... Pues no es pedrestre la monarquía ni nada...