viernes, 12 de junio de 2009

Método Vaughan

Estoy agradablemente sorprendido por el éxito y la popularidad del método Vaughan, que gravita sobre los sistemas de enseñanza del inglés de su propietario y alma máter: Richard Vaughan, un tejano que lleva más de treinta años residiendo en España. Primero supe de este método de aprendizaje de inglés por su versión radiofónica, después me contaron que algún diario había sacado este curso como coleccionable y más tarde, cuando me llegó la TDT, comprobé que también existía un canal temático en televisión.

No juzgaré la calidad del método, aunque todo parece indicar que en este país ni Dios aprenderá inglés por los canales habituales, ni me ensañaré en la riqueza que pueda estar generando este emporio, que podría confundirse con el de Allen Carr y su libro de ayuda Es fácil dejar de fumar si sabes cómo; sin embargo, lo que me fascina de todo esto es el poder mediático de Richard Vaughan, el Creador. Son varios casos ya en los que he escuchado la admiración que provoca su sugerente voz (aquella que promete y preconiza el aprendizaje seguro del inglés) o quien imagina a su emisor como un hombre apuesto y atractivo, o simplemente admite como acto de fe su mensaje. No sé, me recuerda a la capacidad de seducción de esas grandes voces de las ondas, como las de Adolf Hitler, Orson Welles o Juan de Pablos.

5 comentarios:

Magapola dijo...

Sí, y también te puedes suscribir pot emial a sus leciones quincenales, ¡gratis! Por supuesto, en esas leccioens se incluye un vídeo suyo: lo hace todo tan fácil...

LAPOR dijo...

el mejor Juan de Pablos

chicoutimi dijo...

Ostras, qué giro con lo de Juan de Pablos!! :-DD
A mí la verdad es que me ponía un poquico nerviosa, aunque tiene algo, eso es verdad.

Anónimo dijo...

Este tío tiene todo un pueblo alquilado para realizar sus "vaugadas"...Lo único que digo es que nadie se hace rico trabajando,y este yanqui menos.Y lo digo con conocimiento de causa...

hablar ingles dijo...

interesante aporte. En la actualidad aprender inglés es una necesidad. El solo hecho de saber este idioma abre muchas puertas, pues la mayoría de las empresas requieren este conocimiento al momento de contratar a su personal.