lunes, 9 de marzo de 2009

Noche analógica: Toni 2

La noche del sábado muchos de nosotros coincidimos en una fiesta de cumpleaños que señalamos como analógica por sus reminiscencias con el pasado. En primer lugar, hubo regalos del pasado como, por ejemplo, unos patines de cuatro ruedas, no de esos en línea más adaptados a la actualidad. También se regaló un tocadiscos, o giradiscos según se dice ahora, (aunque dotado de USB) que no se consiguió hacer sonar pero que permitió recuperar viejos vinilos del fondo del cajón. Cuando se acabó la tónica (y otros refrescos) no hubo más remedio que utilizar las botellas de sifón existentes. Aunque todavía me preguntó quién y porqué las llevó, todo parece indicar que retrasaron nuestra salida hacia la noche madrileña, cada vez con menos posibilidades e interés, y nos permitió alargar la sensación analógica cuando se propuso ir a un piano bar, el Toni 2. Aunque generaba bastante incertidumbre por lo desconocido y lo ya conocido, sin duda era mejor opción que hacer cola en los pocos lugares abiertos a esas horas ya más que conocidos.


El Toni 2 es un local clásico en su concepción, público y decoración, sin embargo, la sorpresa se encuentra en la sala del fondo, donde habita un piano de cuatro metros de largo que se convierte en el auténtico protagonista del lugar. Son tres los pianistas que se alternan en no dejarlo de hacerlo sonar de medianoche a las seis para que sirva de acompañamiento perfecto al cliente desvergonzado que quiera demostrar su talento artístico cantando su canción favorita. Además, el piano también es barra del bar, pues a su alrededor su extraña clientela se reunirá para no cesar de cantar, beber y fumar.

4 comentarios:

Magapola dijo...

Es muy David Lynch...

Walter Kung Fu dijo...

...mezclado con The Factory de Warhol en plan cañí.

Anadja dijo...

Ji,ji,ji.Pensaba que decíais que la fiesta era analógica porque la cumpleañera se llamaba Ana (chiste fácil). Mención especial merece la profesionalidad de los pianistas del Toni 2. Cuando me acerqué al joven para preguntarle si sabía cantar "Volver" me espetó: "Claro. ¿El tango o la ranchera?. ¿Rápido o lento?
Gran sitio y gran noche, sí señor.

Walter Kung Fu dijo...

Más info:

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/03/16/rockandblog/1237171055.html