viernes, 9 de mayo de 2008

Belleza y/o poder

El miércoles pasado, con el ruido de fondo de la lluvia, de los goles y de las 3000 promociones que sólo Tele 5 es capaz de meter en un partido de fútbol, Anadja lanzó una pregunta al sector masculino sindrogámico que nos tuvo discutiendo un buen rato. La pregunta venía a ser: ¿qué os impone más, una mujer guapa o una mujer brillante? Entre argumentos que recordaban a cierta escena de Beautiful Girls y discusiones varias sobre definiciones y escalas de brillantez, no pude evitar acordarme de un hecho que ya me había llamado la atención: este mes, una revista tan seria y tantas veces tachada de pedante como Rockdelux dedica su portada a la omnipresente Scarlett Johansson. Como prejuzgar es de débiles de espíritu, llevo un par de días escuchando “Anywhere I lay my head” e intentando formarme una opinión libre de prejuicios antes de mandar el disco a la cubeta de “caprichos de niña mona”, cubeta de la que ya tuve que sacar el primer disco de la actual primera dama de Francia (también portada de Rockdelux hace algunos meses, por cierto) tras miles de escuchas gozosas. Al final, ni fu ni fa. Contar con gente de TV on the radio o con el mismísimo David Bowie garantiza un mínimo de calidad, pero musicalmente hay pocas cosas que no hayamos oído ya mil veces, por ejemplo en algún disco de Marlango (¡toma asociación fácil!). Además, oyéndolo no he podido evitar acordarme de uno de los discos que más estoy disfrutando este año y que no ha tenido la suerte de salir en ninguna portada: el precioso “Devotion”, de Beach House. Y qué demonios, que llevaba ya tiempo intentando encontrar una excusa para colar el vídeo de la maravillosa "Gila", así que ahí va. Feliz fin de semana.



15 comentarios:

Walter Kung Fu dijo...

No se cuantas entradas le hemos dedicado ya a Scarlett Johansson, al menos se me ocurren tres o cuatro. Creo que deberíamos buscarnos otra musa, por pesá. Respecto a su disco, todavía no he escuchado nada, pero creo que sólo se le podrá juzgar como intérprete, dado que la mayoría de las canciones son versiones.

Como dije, creo que me impone más una mujer brillante o poderosa, porque a veces cuando habla una mujer guapa se derrumba el mito, se pierde el encanto y uno recupera la seguridad, por muy buena que esté.

Muy bien por dar a conocer Beach House.

chus dijo...

Lo que acojona de verdad es una mujer hermosa e inteligente. Te deja totalmente descolocado. Sobre todo a mí, que soy feo y tonto.

NáN dijo...

Cuando n. pone un post, me siento como recién llegado a una región remota de China en la que todo ha transcurrido de un modo que desconozco y un amable chino me va contando lo que hay, que debo conocer. "Gila", "Beach House"... Lo que hay que conocer. Y hay que conocerlo todo. A veces tira para atrás y ahí nos reencontramos, claro.

¡Qué desilusión lo de la Scarlett! Me encantan las versiones hechas de otro modo y ritmo.

En cuanto a lo de acojonarme, me tengo que ir al paleolítico superior, cuando tenía un ego que blindar. En aquellos tiempos, leí (o vi en una peli, no me acuerdo), sobre la soledad de las guapas, precisamente por acojone a ser rechazado, puse en práctica la estrategia y ¡funcionó! A los 15 minutos de guateque, si veía que la más guapa estaba sin pareja, allá que me iba. Digamos que un 50% de las veces agradecía que se le acercara un feo tonto (el 50% que eran inteligentes y prácticas; las tontas esperaban un príncipe). Ahí te dejo el método, Chus, por si te vale. Eso sí, tienen que ser guapas de acojonar.

Alis dijo...

¿Y qué me decís de los hombres? ¿Impresionan más los guapos o los inteligentes? ¿O más bien no se suele plantear esa pregunta porque su inteligencia natural no se pone en duda tan rápido como la de la mujer?

n. dijo...

Alis, es probable que como siempre me haya expresado mal, porque la discusión que tuvimos no fue únicamente sobre mujeres, sino sobre gente guapa o brillante. El caso es que la pregunta original me venía bien para enlazarla con el hecho de que RDL dedique la portada a una mujer que, obviamente, no ha aportado nada a nivel musical, algo que, por cierto, ya habíamos tratado por aquí. Por otra parte, me temo que la inteligencia de los tipos excesivamente guapos también se suele poner en entredicho, ¿no?. Desde luego, si se entrevé cualquier tipo de connotación machista en esto, nada más lejos de mi intención y mi forma de ser, creo que lo sabes bien...
Je, je, nán, un saludo.

Alis dijo...

No, hombre, que yo no he acusado a nadie de nada... Tan sólo propongo la pregunta: ¿por qué me parece a mí que cuando se habla de divos varones -George Clooney, Harrison Ford, Brad Pitt o cualquier otro- nunca se plantea la duda de su inteligencia? Sin embargo, con los mitos femeninos -Scarlett, Penélope Cruz o incluso Marlyn- surge ese tópico en la conversación mucho más rápidamente. ¿O no?

Alis dijo...

Uy, lo he vuelto a hacer... publicar el comentario dos veces, sorry!

chus dijo...

Nán, gracias por el consejo. Lo pondré inmediatamente en práctica y os contaré (sólo por eso de que me parece una buena técnica con posibilidades). Esperemos que no lea esto mi benemérito.

Rfa. dijo...

Las portadas de Rockdelux siempre han sido mucho más fáciles y mucho más obvias que sus contenidos, para qué nos vamos a engañar. Respecto a la validez de la propuesta de la Scarlett, lamento decirte que el mero hecho de que lo plantees en estos términos de belleza e inteligencia, n., resulta un poco tendencioso. Hay mil guapas que cantan bien y que no hacen subir las cejas a los pedantorros lectores de Rockdelux. Así, a bote pronto, se me ocurren Nico, Deborah Harry, Björk o Cat Power. Por otro lado, el hecho de que ahora todo el mundo pegue la vuelta cuando le nombran a la señora de Sarkozy me parece bastante divertido, porque hace año y pico esas mismas personas perdían el culo por ella. Me temo que, en el fondo, lo que nos deberíamos preguntar es: ¿cuántos factores, además de lo estrictamente musical, influyen para que nos guste un disco u otro?
PS: Sobre si me intimida más una chica guapa o una chica brillante, está claro que una chica guapa. Al fin y al cabo yo soy un intelectual feo, así que con una chica guapa me siento como pez fuera del agua, mientras que con una chica brillante, por lo menos, puedo hablar de Sindrogámico.

d. dijo...

Sí, Rfa., pero tus mismos argumentos te traicionan porque opones a la chica guapa con la chica brillante: es o la una "o" la otra, como realidades algo reñidas entre sí. Con la chica guapa también podrías hablar de Sindrogámico pero ni lo consideramos porque hay algo que se interpone. Lo que quiero decir es que sólo por lenguaje creo que el terreno es de lo más resbaladizo.

Yo por mi parte parto de la base de que lo más probable es que seamos incongruentes. Y por ejemplo me cuesta razonarme a mí mismo ciertas fascinaciones que me provocan las cantantes guapas: MIA, Feist... Me vuelvo fan en un minuto. Yo creo que al final es el sexo el que está por ahí en medio, como siempre, enredando.

chus dijo...

rfa,¿Björk guapa? No voy a entrar en una discusión de instituto, que esto es sindrogámico, pero...
Yo es que así en persona no conozco a muchas chicas guapas y brillantes que colapsen de su enormidad. Tampoco hombres (digo esto pues si no lo hiciese creo que sería tachado inmediatamente de misógino, machista y camorrero y no es mi intención).

Magapola dijo...

Yo creo que a los hombres les impresiona muchísimo más una mujer brillante, lo que pasa es que se dan media vuelta y la marginan para ponerse a contemplar a las guapas.

Anadja dijo...

¡Qué revuelo, jejeje!
n., me encanta la alusión a la secuencia de Beautiful Girls... Las respuestas que obtuve a mi pregunta fueron exactamente en esa línea; algún Sindrogamico se aventuró a decir que el hecho de que una mujer muy guapa se dirija a ti, supone más o menos que te venga Dios a ver, ¡jajajaja!
Quisiera aclarar algo. Me limité a preguntar a mis amigos a los que les gustan las chicas, qué les intimidaba más de entrada -esto es, en una primera o segunda impresión-, un mujer brillante o una guapísima. Se me ocurrió a raíz de la charla sobre el disco de la “omnipresente”, portada de esa revista que se ama o se odia. Por supuesto, en ningún caso pienso que haya que oponer belleza a inteligencia ni nada parecido, ¡válame el cielo!
Sí que creo, como Alis, que a las guapas no se les presupone inteligencia del mismo modo que a los guapos. Y no pienso que a los hombres de entrada, repito, les impresione más(en el sentido de intimidar, no lo olvidemos), una mujer brillante. Doy fe de que los Sindrogamicos eligen a mujeres inteligentes como compañeras o amigas, y, sin embargo, a muchos les intimida más que se les acerque una mujer guapísima. El argumento de rfa. me parece muy esclarecedor, salvo porque no eres feo en absoluto, querido.
nán., el concepto de soledad de la guapa dudo de si existe, creo que es un mito como la timidez del actor, o la vida disoluta del artista… Yo tengo amigas guapísimas y de solitarias nada, son imanes de hombres en cualquier lugar y/o situación de recreo y ocio...

Pat dijo...

Después de todo lo que he leido es difícil decir algo inteligente o brillante, pero bueno, así no intimido a nadie ;)
A mi tambien me intimida más la belleza, no sé la razón...

NáN dijo...

Fíjate, Anadja, que lo estuve pensando antes de que escribieras eso. Mis referencias eran a un tiempo en el que casi todos los chicos éramos feos y subalimentados; cuando además la enseñanza no era mixta y existían pocas relaciones: la timidez, en aquel tiempo, primaba.

(Lo siento, Chus: probablemente no te valga ya el método. En cuanto al benemérito, los blogos somos gentes de mucha doblez y no solemos poner en aviso a nuestros beneméritos. No creo que ande husmeando por aquí).