domingo, 6 de enero de 2008

Tideland

El año pasado fui al cine muy poco y vi, en general, pocas películas. Este tiene visos de ser totalmente distinto. Ya por lo pronto me he visto películas que tenía pendientes como Paradise Now o La Naranja Mecánica (podéis echarme la bronca, venga). Y el viernes me fui a ver mi primera película del año en cine: Tideland. Empezar el año con fantasía es un privilegio. Empezarla con una fantasía que además es real es casi un milagro. Pero los milagros existen sin necesidad de curas de por medio, más bien gracias a creadores tan buenos como Terry William, el director. También gracias a un reparto de actores espectacular y al guión. No sé cómo está calificada la película, pero no vayáis con vuestros sobrinos, hijos o los niños que tengáis que cuidar en estas fechas, porque aunque la protagonista sea una niña a la que vemos leer Alicia en el País de las Maravillas, también la podemos ver preparando, en la primer escena, un pico de caballo a su padre, e imagino que querréis evitar preguntas incómodas... ¿o los niños deben saber estas cosas?

8 comentarios:

Hada Gris dijo...

Una pasada.
Saludos de una criticona que no pudo apartar la mirada de la pantalla.

Superflicka dijo...

La Naranja Mecánica es una peli que nunca veré, porque sólo el tráiler me pone los pelos de punta. Sé que seguramente me estoy perdiendo una obra maestra, pero desde que vi Réquiem por un sueño empecé a tomar más en serio a esa gente que dice que no va al cine a sufrir.

(Dicho lo cual: la de Tideland sí que voy a verla, porque Terry Gilliam me gusta muy mucho)

June Fernández dijo...

Yo tampoco he visto la Naranja mecánica, ni otros miles de clásicos imprescindibles. La semana pasada borré uno de la lista de clásicos pendientes: Cinema Paradiso. Sobra decir que es deliciosa. Paradise Now me encantó tanto por la forma de narrar el conflicto como por los planos cortos al protagonista, que es dura sin caer en lo lacrimógeno... Me apunto Tideland; no había oído nada de ella.

Rfa. dijo...

A mí La naranja mecánica me parece sobrevaloradísima, como casi todo lo de Kubrick. Me quedo con la novela sin pensarlo. De Paradise Now guardo un buen recuerdo, aunque en los cines Verdi de Madrid se cortó la proyección en el último minuto, justo el momento más importante, y eso me estropeó la experiencia. La que no me gustó nada de nada (y mira que lo siento, Magapola), fue Tideland. Me pareció forzada y excesiva, como casi todo el cine de Terry Gillian. Me aburrí bastante y acabé desconectando. Pero vamos, reconozco que no soy muy devoto de los cuentos para adultos, empezando por Tim Burton y terminando con cintas como ésta.

Anónimo dijo...

Yo tampoco pude apartar la mirada de la pantalla… Buen, alguna vez… El caso es que sí, Hada Gris, es una pasada.

Tenéis que ver La Naranja Mecánica, Superflica y June, no es para tanta después de que te han contado que es súper fuerte. Sí, vale, es un poco desagradable en ocasiones, pero merece la pena. Y sí, Cinema Paradiso… ¡en la lista está! ¡Qué horror!

Sí, Rfa., lo fantástico, en el cine, en la literatura, en la ilustración, no es un género que atraiga demasiado público, sobre todo cuando no está dirigido específicamente a niños. Yo es que soy muy infantil…

Hada Gris dijo...

¿Cinema Paradiso está en la lista?
Tía, ponte a verla ¡ya!

chicoutimi dijo...

Yo también soy bastante infantilona, y consumidora agradecida de los cuentos para adultos, como bien los define Rfa. Así que yo también me apunto Tideland en la agenda.

La Naranja Mecánica...al segundo intento conseguí verla entera, porque al primero lo pasé tan mal que tuve que parar. Sobrevaloradísimo Kubrick? Puede que alguna de sus obras, pero no todas. Sólo diré una palabra: "Lolita".

NáN dijo...

chicoutimi: ¿infantilona? ¿consumidora?

Cada vez me gusta más esto de los blogs: la posibilidad de comunicarse de mente a mente sin tener ni idea de las circunstancias del otro/a.