viernes, 4 de enero de 2008

Jazz en el Central


Harta ya de música enlatada en lugares enlatados, nada como comenzar los primeros días del año con música en directo, un verdadero placer. Ayer nos juntamos unos amigos en el Café Central a escuchar a un cuarteto de jazz liderado por un saxofonista tremendo, José Luis Gutiérrez. Con una copa de oporto rojo delicioso, nos deleitamos con música realmente buena. Todo el cuarteto, piano, saxo, batería y contrabajo, estuvo genial y este post es solo un homenaje a ellos y a la supervivencia de los locales que todavía tiene la osadía de ofrecer música en directo para el pequeño público y los pequeños músicos, pero no por eso menos valiosos ambos.

3 comentarios:

Superflicka dijo...

¡Estoy de acuerdo! No hay nada mejor que la música en directo; pero sin necesidad de macroconciertos macrocarísimos. A mí también me encantan los locales con banda sonora. La pena es que no se vean más a menudo ;)

Rfa. dijo...

A mí el Central me crea un sentimiento contradictorio: cada vez que paso por la puerta me dan ganas de entrar, pero cuando entro no suelo estar cómodo. Las mesas están muy cerca y hay mucho ruido. Puestos a escoger un local de Jazz, creo que me quedo con el Despertares, entre Antón Martín y Lavapiés. Es un poco caro cuando tienen actuación, pero la atmósfera resulta muchísimo menos pretenciosa, más familiar.

Magapola dijo...

Superflika, en esta época de festivales al aire libre con miles de bandas, me regocijo de placer ante lugares pequeños, donde te rozas con el de al lado, donde te metes ne la conversación del de enfrente, donde aplaudes mirando con una sonrisa al los que te devuelven la mirada en el espejo, donde alguien deja su copa en tu mesa, donde comenzar una conversación con alguien es tan sencillo... ¡Que me apetece más!

Rfa., quítate es etiqueta de pretenciosaidad para los lugares como el Central y ya verás qué bien.