miércoles, 13 de diciembre de 2006

Canción de Navidad

La Navidad ya está aquí, señores. A unos 5 kilómetros a la redonda de la Plaza Mayor – algo así como la zona cero de la vergüenza ajena – ya se puede ver a familias enteras llevando pelucas ridículas, los supermercados se han llenado de derivados baratos del turrón Suchard y los dependientes y dependientas del mundo comienzan su dieta de Prozac para poder soportar estar oyendo horribles voces de niños cantando villancicos durante 8 horas seguidas.

Es momento de balances y buenos propósitos. Y, como en Sindrogámico también tenemos algo de espíritu navideño oculto en algún sitio, hemos decidido celebrar estas entrañables fechas – aunque odiemos el concepto entrañable – con una selección de villancicos modernos que esperamos que os acompañen en alguna de las múltiples cenas y comidas en las que os reencontraréis con familia y amigos. Podéis encontrarlo aquí. Esperamos que os guste. ¡¡Feliz Navidad!!

13 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad es que alegra un poco ver lucecitas en los cuernos de las caretas de los españolitos, todos igualitos riéndose del otro... Ja, ja... No sé ni lo que digo. Yo todo en estas fechas lo veo negro... ¡por el chocolate, que me gusta espeso ;D!
Por cierto n., no puedo escuchar los villancicos... (?)

n. dijo...

Mmm, está un poco en fase de pruebas, todavía me estoy peleando con ello. Lo mejor es que te lo descargues con el "download" que hay debajo de los nombres de las pistas, se puede escuchar como un mp3 normal en el ordenador o en cualquier reproductor. Espero que te guste.

GRITOS EN EL CINE MUDO dijo...

yo desdehace unos años cuanto más bombo y platillo se dan a las navidades menos intento caer en los tópicos y el consumismo...me gasto menos que nunca y si no fuera porque en mi casa se empeñan en seguir haciendo regalos yo ni me enteraba...

mikto kuai dijo...

:-D))))) jois jois n., de verdad, me parto con su fina ironía
navideño-festiva-chocolatidistante-prozacoentrañable..., no me haga
caso, es que empiezo a sufrir los efectos colaterales de una nueva
navidad. "Zona cero de la vergüenza ajena"...:-D)))))) "horribles
voces de niños cantando villancicos durante 8 horas seguidas"..., suena aterrador. A ver si puedo bajarme ese seguro que estupendo
"espiritu de la navidad" y encuentro el mío, que anda el pobre más
oculto que George Kaplan en "Con la Muerte en los
Talones".

Antikhristas dijo...

Muchas gracias por las canciones, n. A mí sin embargo -y no es por llevar la contraria- me encanta la Navidad. No puedo decir otra cosa. Te doy la razón en lo de las pelucas, y detesto también los Papá Noel que cuelgan de todas las fachadas madrileñas. Vivan los Reyes Magos!!!!

Walter Kung Fu dijo...

Para mi lo más vergonzoso, como decía n., es aquello de las estravangantes pelucas, sombreros, gorros,..., que viste la gente en esta época. Aunque más deplorable que los propios adornos navideños son aquellos insensatos que los portan. No puedo soportar esas caras de estúpida felicidad e inocencia de "todo vale". Si tanto les gusta llevar pelucas de colores, que se las pongan durante el resto del año, no?

Anónimo dijo...

Bueno, tampoco es para tanto, unos cuantos adornitos no están mal, pero con gusto y cierta clase, que eso sí que no cuesta dinero, pero sí que es lo que escasea bastante en estos tiempos.
Por cierto ¿por qué todos acaban con sus familias, comprando regalos y preparando esa noche de Nochebuena y si faltan se sienten mal? Bueno, realmente tengo la suerte de decir que ese no es mi caso, pero decidme, ¿cuántos de vosotros no tenéis otro plan el 24 por la noche que no sea cenar con vuestras familias? Espero vuestras respuestas.

Walter Kung Fu dijo...

Ni siquiera para el 31.

¿Y habéis dicho ya "Feliz Navidad" a alguién?

Anónimo dijo...

¡Con el mensaje de correo coorporativo!

Rfa. dijo...

A mí las navidades sólo me fastidian porque tienen demasiadas fechas oficiales en las que no puedes hacer nada. Demasiados domingos, vaya. El resto me da un poco igual, aunque tiendo a ser un complacido espíritu navideño. Me emociono con Capra y con el anuncio del turrón que vuelve a casa. Soy un gran fan de la publicidad navideña, y me encanta ver cómo de malo es el nuevo anuncio de Freixenet. Respecto al de la ONCE, durante años abominé del calvo y estas navidades, cuando me enteré de que faltaba, me dio un poco de nostalgia. Además, me gusta hacer regalos y me sirve de excusa para dar una vuelta por las grandes librerías, a ver qué se cuece. Los belenes también son una pequeña debilidad: siento una fascinación absolutamente patriótica por figuras tradicionales como la del caganer. ¿Y qué me decís de la zambomba? Me parece un instrumento lleno de misterio.
Lo único que me jode de verdad es la Nochevieja. Es el día que más solo me siento del año: todo el mundo está con sus familias y hace planes raros que no me atraen nada. Es también un día qde fracaso personal, porque muy pocas veces he conseguido imponerme a esta fuerza terrible y universal: mi máxima aspiración sería acostarme a las 21.00 y levantarme el día siguiente como si tal cosa, pero todos los años ocurre que me veo incapaz, y eso me sienta como un tiro.
¡Feliz Navidad a todos!

GRITOS EN EL CINE MUDO dijo...

y lo de las pelucas..PERO ALGUIEN ENTIENDE ESO?

Anadja dijo...

A mi las Navidades me producen indiferencia y pereza; no las odio, pero ni mucho menos me encantan...Respecto a la Nochevieja, soy de la opinión de Rafa, es lo que menos me gusta...Por una razón muy simple, supongo: es una fecha que te obliga a hacer balance, y aunque este resulte positivo la mayoría de las veces, no deja de tener su lado triste: los que ya no están de una forma u otra, todos los propósitos del año incumplidos etc etc etc...
En fin, tiemblo sólo de pensarlo. Espero que este año, lejos de Madrid, sea diferente....

Anadja dijo...

Por cierto n., maravillosas canciones, muchas gracias...